Habrá un hotel en el edificio de oficinas de Pablo Escobar en Medellín

Habrá un hotel en el edificio de oficinas de Pablo Escobar en Medellín

21 de julio del 2014

El edificio Dallas, sobre la avenida El Poblado, lleva 21 años abandonado, en obra negra, desde cuando fue dinamitado como un acto más de la guerra de carteles. Era allí donde Pablo Escobar pretendía establecer su centro de negocios. La armazón de concreto se convirtió en un referente de la desgracia del capo y de los narcotraficantes, un monumento a la vergüenza que los taxistas muestran a los turistas cuando pasan frente a él.

La estructura fue vendida en subasta pública y después de pasar por varias manos quedó en poder de la cadena hotelera colombiana Viaggio. Aunque los compradores tendrán que hacer una enorme inversión para terminar el proyecto, la locación privilegiada de la construcción lo colocará muy posiblemente dentro de los mejores hoteles de la ciudad. El proyecto contempla 130 habitaciones, salones de fiestas y de reuniones y un amplio centro comercial. Se espera que será inaugurado en poco menos de un año.

Menos suerte ha tenido el Edificio Mónaco, en donde vivía el narcotraficante y su familia, dinamitado en enero de 1988 por el Cartel de Cali. Mónaco fue sede de la Fiscalía en Medellín y hoy se encuentra totalmente abandonado. Solo un policía vigila lo que fue el centro de los extravagantes lujos del peor delincuente de la historia de Colombia.