Ibáñez colgó la toga

Ibáñez colgó la toga

13 de Abril del 2012

Augusto Ibáñez, quien fue el presidente de la Corte Suprema de Justicia en los momentos más álgidos de tensión, entre la Alta Magistratura y el gobierno del presidente Uribe, colgó la toga. Decidió retirarse, a pesar de que le faltaban dos años y medio para concluir su periodo. “Misión cumplida”, fue la expresión que usó Ibáñez para explicar su paso al costado y retomar la oficina privada de penalista. Ibáñez fue uno de los magistrados que posibilitó el restablecimiento de la relación armónica con el ejecutivo, cuando empezó el gobierno Santos, y destrabar el tema de la elección de Fiscal General.

El ex presidente Uribe le declaró la “guerra”, se ha especulado que logró atravesársele en varios nombramientos que Santos quiso hacerle, como el de ser representante de Colombia en la puja por un puesto en la Corte Penal Internacional, y el cargo de embajador en Holanda, en el que finalmente fue nombrado Eduardo Pizarro. La composición de la combativa Sala Penal, en los tiempos de Uribe, se ha renovado casi en su totalidad y de ésta vieja guarda quedan pocos.