La humildad del padre Pacho de Roux

La humildad del padre Pacho de Roux

14 de Diciembre del 2011

Francisco de Roux, máxima autoridad de la congregación religiosa de los Jesuitas en Colombia, tal vez la comunidad religiosa más influyente y poderosa del país, dejó la casa destinada para vivienda de los sacerdotes en el barrio Teusaquillo, en Bogotá, para trasladarse a vivir a una vivienda austera en un barrio popular de la parte alta de la avenida Circunvalar. En ese barrio Pacho De Roux realizó trabajo comunitario hace varias décadas y sin duda prefiere la vida cercana a la gente y no aislado como su jerarquía se lo exigiría. Comparte la vivienda con otros dos sacerdotes jesuita, que como él manejan cargos de responsabilidad dentro de la comunidad: Carlos Eduardo Correa, rector del Colegio San Bartolomé La Merced, y Mauricio García, director del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep).