Las imágenes del reencuentro familiar de Silvia Gette

Las imágenes del reencuentro familiar de Silvia Gette

18 de septiembre del 2015

En medio de las protestas registradas por su regreso a Barranquilla, la exrectora de la Universidad Autónoma del Caribe, Silvia Gette, quiso inaugurar su prisión domiciliara con una íntima reunión familiar.

Silvia, acompañada de sus hijos, se reencontró con su madre Raquel Ponce de Gette, quien sufre alzhéimer y diabetes y a quien no veía desde hace más de dos años.

KienyKe.com conoció en exclusiva estas imágenes de la polémica exrectora colombo-argentina, quien esta semana fue trasladada a Barranquilla desde una cárcel de Bogotá, para cumplir seis años y cinco meses de prisión domiciliaria.

En las imágenes aparece con sus hijos Carlos Mario, Mario Andrés, María Alejandra y Carolina Beatriz, quienes tienen edades de entre 11 y 17 años de edad, y cuya custodia fue uno de los principales motivos para excarcelarla.

Silvia Getta

Silvia Gette fue condenada por el delito de soborno y, como condición para su beneficio de casa por cárcel, deberá portar un brazalete electrónico y presentarse ante la justicia con frecuencia.

Cabe recordar que Gette, quien fue rectora de la Universidad Autónoma del Caribe entre 2003 y 2012, fue capturada y judicializada desde 2013, bajo acusaciones de haber sobornado con 500 millones de pesos al exjefe paramilitar Édgar Ignacio Fierro, alias ‘Don Antonio’, para que no la involucrara en el crimen del ganadero Fernando Cepeda, caso del que ella ha sido investigada como presunta autora intelectual.

Silvia Gette-01

No obstante la justicia la ha responsabilizado solo por el soborno. El entramado tras la muerte de Cepeda tendría que ver con la lucha por el poder de la universidad.

Sobre ella pesa una investigación adicional sobre la desviación de un millón de dólares, pertenecientes a la Universidad Autónoma del Caribe, que resultaron en sus cuentas.

La prisión domiciliaria para Silvia, de 63 años de edad, se desarrolla en el barrio El Golf del norte de Barranquilla. Ahora se encargará, desde su casa, de cuidar de sus hijos y su mamá, los únicos con quienes vivirá.