Mucho goce y poco discurso

Mucho goce y poco discurso

13 de Febrero del 2012

El ambiente en la celebración de los 100 años de El Colombiano no parecía ser favorable al presidente Santos porque Medellín es la plaza preferida del ex presidente Álvaro Uribe y los antioqueños no han podido asimilar el cambio de mandato, ni en el estilo ni en el contenido. Pero al final el mandatario logró darle la vuelta. Uribe no se presentó y Santos ocupó el espacio con un discurso para la ocasión en el que no tocó ninguno de los temas polémicos para los antioqueños, como la Ley de Tierras. Se centró en la seguridad y la confianza inversionista y se comprometió con la conclusión de la carretera al Mar que une a Medellín con Urabá. Pero en realidad los 1.200 invitados no estaban para oír discursos, sino para disfrutar de la fiesta en el centro de convenciones Plaza Mayor con la música de Cepeda y Cucaramaca; los rodos de whisky y las exquisitas viandas de los restaurantes La Cafetería, de Anita Botero, y Mistike, de Ramiro Valencia.