El Mundial se acomodó en la diplomacia

El Mundial se acomodó en la diplomacia

14 de julio del 2014

Aún después de finalizado, el Mundial de Brasil continúa ocupando lugar en la agenda diplomática internacional. Hoy con seguridad los embajadores alemanes son los más saludados en todas las recepciones diplomáticas, al igual que los argentinos, a quienes sus colegas darán un “lo siento mucho”, acompañado de una mirada lastimera.

Así sucedió este lunes en Bogotá, en la conmemoración del “14 Juillet”, día nacional de Francia, celebrada en la residencia del Embajador de ese país. En medio de temas tan serios como  la Revolución Francesa, la cárcel de La Bastilla, los Derechos Humanos, la República de De Gaulle, la cooperación internacional y la economía europea, el embajador Laforet felicitó a Alemania, le dio una palmadita en el hombro a Argentina diciendo que un campeón necesita un gran equipo con quien luchar y, finalmente felicitó a Colombia y principalmente a James Rodríguez, de quien de alguna forma se siente “dueño”, pues juega en la liga francesa. El embajador anunció que el 20 de julio el Mónaco tendrá en Barranquilla un juego amistoso con Junior y que se espera que ese día James esté en la formación del equipo monegasca.

El pasado 4 de julio, en la celebración del día nacional de Estados Unidos, el embajador Kevin Whitaker se puso la camiseta de Colombia al final de su discurso. Y en febrero pasado, la Embajadora de Brasil, María Elisa Berenger, ofreció una fiesta oficial para dar la bienvenida a Colombia dentro de los equipos participantes del torneo.

Más allá del fútbol: El embajador francés contó que el Liceo Francés Louis Pasteur está cumpliendo 80 años y que se está trabajando para abrir un Liceo Francés en Medellín.