MURIÓ EL PERRO MÁS RICO DEL MUNDO

MURIÓ EL PERRO MÁS RICO DEL MUNDO

10 de junio del 2011

Después de varios problemas de salud, la perrita murió hace dos días en su residencia de retiro en Sarasota, Florida. Trouble fue cremada y sus cenizas fueron guardadas en una bóveda privada. La herencia de dos millones de dólares de Trouble fue heredada de su dueña, Leona M. Helsmsley, magnate de las cadenas hoteleras. Compró a Trouble en una lujosa tienda de mascotas de Lexington Avenue, en Nueva York, con el fin de levantarse el ánimo por la muerte de su esposo, Harry Helmsley. La fallecida viuda había pensado en dejarle a Trouble doce millones de dólares, pero al final un juez bajó la cifra a dos, y si las leyes se lo hubiesen permitido, Helmsley habría ordenado enterrar a Trouble en el cementerio Sleepy Hollow de Westchester County. El chef colombiano Daniel Kaplan fue su cocinero (aquí está su historia).