Un trasplante de popó le salvó la vida

Un trasplante de popó le salvó la vida

30 de septiembre del 2012

Kaitlin Hunter, de 20 años, sufrió un grave accidente automovilístico que le afectó el hígado y el colon. Aunque fue tratada con antibióticos para prevenir una infección, un mes después comenzó a sufrir de fuertes dolores, vómito y diarrea. Su estado de salud se deterioró rápidamente y comenzó a bajar de peso hasta alcanzar los 42 kilogramos. Al no mejorar con los tratamientos médicos convencionales, los especialistas descubrieron que una peligrosa bacteria había infectado su colon. El hecho obligó a los médicos a hacerle un trasplante de materia fecal proveniente de su mamá. Fue así que la joven se recuperó de esta enfermedad que cada año mata a cerca de 14 mil personas.