Amarillo, azul y rosa ¡Gracias Nairo Quintana!

1 de junio del 2014

Un colombiano se quedó por primera vez con el Giro. Así fue su travesía.

Nairo Quintana

Se concretó una travesía que nadie dijo que sería fácil. Nairo Quintana es el dueño del hito más grande en la historia del deporte colombiano pero este logro, más allá de parecer color rosa, fue toda una odisea. La incesante lluvia, nieve, las caídas, una infección respiratoria y hasta una polémica le dieron el drama necesario a una historia escrita con letras doradas por un joven de 24 años que se cansó de dar muestras de grandeza montado en su bicicleta.

Liderando la delegación colombiana, Nairo llegó como claro favorito al título del Giro de Italia. Sin vacilar, decidió correr la Corsa Rosa por encima del Tour de Francia y no se equivocó. En los papeles, Joaquim ‘Purito’ Rodríguez era su principal rival. Sin embargo, la convulsionada primera semana dejó fuera de carrera al español y le generó a Nairo los primeros problemas físicos que lo hicieron padecer sobre su caballito de acero los siguientes días.

Nairo Quintan Giro + AFP

Al comienzo, Nairo estuvo en riesgo de tirar la toalla pero no lo hizo.

La lluvia se vistió de villana en la primera semana de competencia. Las caídas fueron el pan de cada día y Nairo no pudo escapar de ellas. En la etapa siete, el nacido en Cómbita, Boyacá, fue presa de una caída masiva que le dejó como secuela en su cuerpo un hematoma en el glúteo derecho. Eso no sería todo, la inclemencia del clima le pasó factura a Nairo y le originó una infección respiratoria que lo tuvo a maltraer de ahí en adelante.

Más allá de estar claramente mermado en lo físico, el colombiano se mantuvo a la rueda de sus rivales y fue ganando ritmo con el pasar de los días. Sin embargo, en la primera prueba de fuego, la contrarreloj individual de la etapa 12, la figura de Rigoberto Urán se robó todos los aplausos. El paisa se quedó con la victoria ese día y con el honor de ser el primer colombiano en la historia en vestirse de rosa como líder del Giro. Por su parte, Nairo sufrió como ninguno esa jornada y cedió tiempo importante pensando en la última semana.

Las molestias en su cuerpo no eran sentencia del futuro en la competencia. Como obra del cielo, los malestares físicos que aquejó Nairo gran parte de la carrera, se fueron en el momento indicado, para el inicio de la tercera y decisiva semana. En el camino se vislumbró exigente su mejor amiga, la montaña, pero Nairo le cumplió con una exhibición de poderío pocas veces vista.

CYCLING - GIRO DE ITALIA 2013 - STAGE 14

En la etapa reina, apareció ‘Nairoman’ venciendo a la lluvia, la nieve y a sus rivales.

En la etapa reina del Giro, ‘Nairoman’ usurpó la corona. La lluvia y la nieve presentes en el ascenso del monte Stelvio confundieron al pelotón, entre ellos a Rigoberto Urán que por entonces se vestía de líder, pensando que la organización de la carrera había prohibido los ataques por los factores climáticos, pero no fue así, Nairo aprovechó la situación y se fugó por la victoria de etapa. La ‘Maglia Rosa’ cambió de dueño, Quintana se la quitó a Rigo para no soltarla más.

Nairo Quintana Rosa AFP

El boyacense se pintó de rosado y su horizonte también.

Con el liderato en su poder, lo difícil fue aguantar las fuertes criticas por la decisión de Nairo Quintana en la etapa 16. Los directores de sus equipos rivales agotaron todos los recursos para que se le fuera restado el tiempo ganado a Nairo por su ‘viveza’. La Organización no cedió y el boyacense silenció todas las voces de protesta con su victoria en la crono escalada del viernes antes de la coronación en Trieste. El ‘capo’ del Movistar mostró sus credenciales y estampó una marca personal rumbo al título del Giro de Italia. Ese día, su víctima fue Fabio Aru. El crédito local celebró antes de tiempo y tuvo que conformarse con el segundo lugar de la contrarreloj cuando Nairo cruzó la meta.

En total fueron 3445 kilómetros de constantes alegrías para una Colombia necesitada de ellas. La más grande de todas, la que le dio al país un joven surgido de las entrañas de esta tierra que hasta los 15 años aprendió a montar en bicicleta y no para de izar el tricolor nacional en lo más alto de los podios de las mejores carreras del mundo. ‘Nairoman’ es más héroe que nunca, surgido de un país que definió como “una tierra de amor, no de guerra” ¡Gracias Nairo Quintana!, en Colombia los superhéroes si existen.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO