Mario Sabato, la voz detrás del Tour de Francia

6 de julio del 2017

El periodista argentina habla de su experiencia en el “deporte más lindo del mundo”

Mario Sábato

Foto: Instagram

Millones de personas en Colombia y en Latinoámerica se sientan alrededor de un televisor mientras escuchan una voz aguda, algo ronca, que narra los pedaleos de corredores como Nairo Quintana, Esteban Chaves, Andrey Amador, Rigoberto Urán, Maximiliano Richeze, entre otros.

Se trata de Mario Sabato, cuya voz es el ingrediente infaltable en las carreras del ciclismo mundial. “Me vas a volver loco”, “Nairoman, Nairoman, no es un ciclista es Nairoman”, son algunas de las frases que conforman su repertorio, ese que tanto quieren los fanáticos de esta disciplina.

Hoy es uno de los narradores más importantes en las aventuras de los guerreros que cabalgan encima de los caballos de hierro. Sin embargo, en su primer consejo de redacción, cuando tenía menos de 20 años, se rieron porque confesó que quería escribir y hablar “del deporte más lindo del mundo”.

El argentino se crió en un velódromo porque ahí veía todos los domingos a su tío Carlos Reybaud o, como él mismo lo dice, su héroe.

“En Argentina los niños van a ver fútbol los domingos. Yo miraba ciclismo porque mi tío fue ciclista”.Mario Sabato

Foto: Instagram

Foto: Instagram

En un país donde el fútbol es una obsesión, Mario era el distinto. Incluso recuerda que amó al ciclismo desde que tiene memoria. Sus primeros recuerdos lo llevan a ver a su tío ensimismado pedaleando para prepararse para sus competencias. Mario no había nacido para ver los Juegos Olímpicos de 1972 en Múnich pero sabe que su ídolo hizo parte del magno evento.

“En mi país es primero el fútbol, segundo el fútbol, tercero el fútbol, luego el baloncesto, tenis y Rugbi. El deporte más lindo va en el último lugar”, señaló a KienyKe.com Mario Sabato.

Aunque algunos lo llaman loco debido a su pasión desbordada por el deporte pedal, él considera que “es imposible no enamorarse de esta disciplina cuando ves el sacrificio y sudor que cuesta obtener el triunfo”.

Y no es que Sabato piense que en otros deportes no hay exigencias, simplemente en su vida el amor llegó en forma de bicicleta.

“Fui ciclista frustrado, así como muchos periodistas de fútbol, que no lograron ser futbolistas, estudié para seguir mi pasión muy de cerca”.

Dos intentos fueron suficientes para que el narrador se diera cuenta de que su talento no estaba en las piernas. En su voz tiene su mayor arma.

La filosofía de vida que tiene el periodista es simple: “Hay que aprovechar la oportunidad porque te llega una y hay que saberla coger”.

Entrar a Espn le dio reconocimiento, pero su trabajo fue de noches enteras. Saber tanto de ciclismo fue su misión día a día para que algún día la gente se acercara a esta disciplina.

“Mi trabajo me hace feliz sobretodo porque soy reconocido por la gente. Que nuevas personas se conviertan en fanáticos es mi mayor meta”, expresó.

¿Y las críticas?

Algunos cuestionaron a Sabato por apodar ‘Misil’ a Fernando Gaviria. El pedalista antioqueño dijo que no le gustaba ese sobrenombre y el argentino, sin ningún problema, se disculpó aunque en redes sociales muchos lo atacaron.

Lo mismo sucedió en el caso de Nairo Quintana y el ‘Nairoman’ porque, a pesar del cariño que tiene el periodista por el boyacense, las personas lo tomaron como una oportunidad de vender falta expectativa.

“En redes sociales algunos hablan detrás de una foto de perfil. Me quedó con los comentario positivos que son la mayoría. Con Nairo fue porque lo veo como un héroe. Para mi todos los ciclistas son superhéroes porque encima de la bicicleta hacen cosas increíbles”.

El periodista solo piensa en seguir y quedarse con las enseñanzas y cariño de la gente. En Colombia, el relator es recibido como un hijo pródigo. No le cuesta decir que le sorprende tantos gestos de los seguidores colombianos.

“Este año he ido a Colombia cinco veces, en total he ido como unas 25. Me gusta haber conocido las grandes ciudades y pueblos pequeños porque eso me muestra la variedad que hay”, dice el argentino.

¿Es cierto que ama el jugo de lulo?

A esta pregunta, Mario ríe y responde que “falte todo menos el jugo de lulo”. Igualmente, el comunicador dice que ha probado tantos platos típicos colombianos que podría competir con cualquiera.

“Cuando voy a un lugar nuevo le digo a la gente que me recomiende qué comer. Todo me ha gustado a excepción de las hormigas culonas”.

Mario podría volver al país en agosto y seguir conociendo la cultura cafetera. Por ahora seguirá en Europa mientras etapa a etapa emociona a los simpatizantes del ciclismo con sus relatos en el Tour de Francia.

Su corazón está con los ciclistas latinoamericanos y sueña con ver a Nairo Quintana campeón del Tour. Él, como millones de colombianos, espera que el boyacense vista la ansiada camiseta amarilla, la única que le falta en su vitrina de títulos grandes.

“Ojalá sea la oportunidad de Nairo, Chris Froome tiene el mejor equipo del mundo pero con el Movistar podría pasar cualquier cosa”, dijo.

¿Podría costarle físicamente por el desgaste en el Giro de Italia?

“No sabemos, habrá que esperar algunas jornadas más de montaña y ahí sabremos sus posibilidades reales. Lo único cierto es que es un grande y lo seguirá siendo sin importar el resultado”.

Más allá del cariño que tiene por los ‘escarabajos’, Sabato confiesa que aprieta su puño cuando ve que Rigoberto Urán sigue firme en su bicicleta.

El antioqueño, de 30 años, llegó al Tour y muchos dudaron si estaba en óptimas condiciones para competir. ‘Rigo’, con su conocido carácter, demostró que es un corredor top.

“Muchos lo retiraron y él sigue firme. Me alegra y me hace feliz que le vaya bien, como a los demás. Su experiencia y humildad es de admirar”, puntualizó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO