Nairo Quintana: “No puedo perder la esperanza”

14 de julio del 2017

El colombiano peleará hasta el final.

Nairo Quintana

Foto: @Movistar_Team

Nairo Quintana, como un guerrero que no deja de pelear hasta el último segundo de la contienda, luchó en la etapa 13 para devorarse la montaña y recuperar tiempo en la clasificación general del Tour de Francia 2017. El boyacense demostró que su amor propio le dio motor a sus piernas para pedalear y cruzar la meta.

“Siempre que nos quede un gramo de fuerza, siempre que me sienta bien, siempre trataré de darlo todo. Espero que hoy sea uno de esos días brillantes, de recuperación. Confío en tener al menos otro día como hoy. Nuevamente entro otra vez ahí, no perdemos la esperanza y esperamos que nuevamente salga otro par de días parecidos”, afirmó el corredor luego de terminar la carrera.

El colombiano es consciente de la dificultad que ha tenido para él y su equipo esta competencia. Sin embargo, aunque las fuerzas puedan faltarle, no renunciará hasta el último día del certamen.

“Siempre hemos luchado, siempre hemos estado. La calidad no se pierde de la noche a la mañana. La calidad está presente y queremos seguir dejando huella”, señaló el pedalista que está en el octavo lugar de la clasificación general.

Ahora Nairo espera que sus piernas les respondan en las otras etapas que faltan del Tour. En las jornadas de transición, el boyacense ha señalado que intentará no desgastarse porque su único objetivo es guardar fuerzas para la montaña.

“Atacar en ascenso es fundamental. Tenemos que ser más agresivos hasta donde el cuerpo nos permita”, expresó el líder del Movistar Team.

El equipo español sabe que será muy difícil igualar las cargas con el Sky por el buen momento que tienen los compañeros de Chris Froome. Los gregarios de Quintana harán lo posible por acompañarlo y no dejarlo solo porque es vital tener ruedas a su lado que le mantengan la ilusión viva.

Rigoberto Urán también sueña con la camiseta amarilla y se ubica cuarto de la clasificación general a 55 segundos de Fabio Aru.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO