Fútbol, una pasión que cura heridas de guerra

Fútbol, una pasión que cura heridas de guerra

8 de octubre del 2017

Alejandra Mahecha, una colombiana de 22 años, dedica su vida al fútbol porque en el deporte encontró la tranquilidad que le fue arrebatada en 2001 cuando su familia salió desterrada del Huila por las Farc. A pesar de que ese episodio marcó su infancia, considera que la paz es necesaria en una tierra donde se derramó sangre por más de 60 años.

“Tenía ocho años cuando llegamos a Sibaté, Cundinamarca, para iniciar de nuevo. Me enamoré del deporte y vi necesario ayudar a otras mujeres a superarse a través de esta pasión”, afirmó Mahecha en diálogo con KienyKe.com.

Para poder formar su propio proyecto decidió prepararse y por eso es licenciada en educación básica con énfasis en educación física, recreación y deporte de la Universidad de Cundinamarca.

“Actualmente manejo la categoría prejuvenil en Sibaté con 30 niñas entre los 9 y 18 años. Estamos consolindado el proceso de fútbol femenino. Es nuestra meta”, dijo Mahecha.

La mujer desea devolverle al municipio la ilusión que le dio en su niñez. Alejandra quiere construir a la paz porque de ahí, según dice, inicia el nacimiento de un nuevo país que busca sanar las heridas del pasado.

“Quiero paz y educación para los jóvenes por eso lo hago desde algo tan pasional como el deporte. Estoy estudiando especialización en pedagogía y luego haré una maestría en educación con el objetivo de intentar ser una figura importante del cambio en el futuro”.

Mahecha cree en resarcir los daños y por eso perdona a quienes afectaron a su familia. Ayudar a niñas y adolescentes le alegra el alma, tanto que cuando habla de ellas se le llena el rostro de satisfacción. Son su motor, su fuerza por continuar la lucha.

El fútbol para ella fue un escape a través del balón, ese esférico que adoptó como suyo y que la acompaña cuando los momentos difíciles aparecen en su vida o en la de sus compañeras.

“Con el fútbol sentimos amor y aprendemos el valor del grupo. Enseñanzas que se aplican a otros proyectos que tenemos”, confiesa con su voz aguda.

Como muchas de las jóvenes en el país, la mujer de 22 años sueña con tener una Colombia con equidad y buen trato a la mujer. Buscar un equilibrio de género también es vital para llegar a esa paz que tanto se anhela en territorio nacional.

En el One Young World, evento más importante de jóvenes líderes en el que participó, aprendió que el rol de líder es vital si se quiere generar un cambio y provocar un nuevo pensamiento de cara a perseguir los sueños.

“Es bueno trabajar para que muchos niños tengan una salida diferente a la del conflicto”

Colombia vive un Proceso de Paz que ya se firmó y  busca consolidarse en el futuro sin rencores, sin heridas, pero sobretodo, con mucha esperanza de cambiar el territorio nacional.

“El país debe entender que las dinámicas giran  entorno al acuerdo. Tenemos que entenderlo y aprenderlo porque es para nosotros”, puntualizó Alejandra Mahecha.

Video de Alejandra Mahecha con KienyKe.com