Así juega Colombia, la selección de todos

Así juega Colombia, la selección de todos

5 de marzo del 2014

Se acabó la espera. Luego de lamentos, reproches, lágrimas y fracasos, Colombia volvió a una Copa del Mundo. Pasaron Luis García, Francisco Maturana, Reinaldo Rueda, Jorge Luis Pinto, Eduardo Lara, Hernán Darío Gómez y Leonel Álvarez para poder dar en la tecla: un extranjero guió a la selección a su quinto mundial. A su mando, una generación dorada como la que Colombia supo tener en la década del 90 pero con el roce internacional que aquella no poseía.

Así llegó al mundial

El trayecto de Colombia en la eliminatoria empezó envuelto en el caos y la confusión. La dimisión de Hernán Darío Gómez por problemas extra futbolísticos dejó a la selección huérfana y con la gran responsabilidad de timonearla en Leonel Álvarez. La victoria en Bolivia dio algo de crédito que rápidamente perdió en Barranquilla con el empate ante Venezuela y la derrota ante Argentina.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=9CJxboj62K4[/youtube]

La Federación fue en busca de un entrenador extranjero, primero conversó con Gerardo Martino, con el que no alcanzó un acuerdo, y luego con José Pékerman, quien incitado por su hija de nacionalidad colombiana, aceptó el desafío. Con el argentino la confianza creció como espuma, Barranquilla se hizo un fortín donde solamente Chile pudo arrebatar algún punto y el equipo cafetero encontró la identidad que reclamaba a gritos desde que se retirara el ‘Pibe’ Valderrama.

El plantel

La base de esta selección viene jugando desde divisiones inferiores por lo que el conocimiento con el compañero es una materia aprobada de antemano. Sin embargo, el equipo nacional depende de grandes individuales en puestos clave como el caso de David Ospina (Niza), quien quedó al mando del pórtico como desde hace tiempo no pasaba. Los laterales también son una fija, siendo Camilo Zúñiga (Napoli) y Pablo Armero (West Ham) los alfiles del conjunto tricolor.

Los hilos del equipo pasan por la zurda de James Rodríguez (Mónaco), que ante la ausencia de Falcao, es el llamado a ser la gran figura en Brasil 2014. La cuota de experiencia la brinda el capitán Mario Alberto Yepes (Atalanta), que acompañado por Cristian Zapata (Milan), son los encargados de custodiar y darle seguridad al arquero.

Selección Colombia, Kienyke

El dolor de cabeza ha sido la zona de volantes, donde muchos jugadores han rotado y ninguno se ha quedado con el puesto de forma indiscutida. Sin embargo, en las últimas pruebas el entrenador le ha brindado la confianza a Aldo Leao Ramírez (Morelia) y a Carlos Sánchez (Elche), así como por la zona derecha ha confiado en Juan Guillermo Cuadrado (Fiorentina) en demerito de Macnelly Torres.

No obstante, la zona más sensible es el ataque luego de confirmarse la lesión de Falcao. Aún cuando el ‘Tigre’ se recupere, se desconoce el nivel futbolístico con el que vuelva lo que provoca confusión adelante. La fija parece ser Teófilo Gutiérrez (River Plate), aunque es una incógnita saber cómo rendiría con un compañero distinto al delantero de Mónaco, que sería reemplazado por Jackson Martínez (Porto).

El entrenador

José Néstor Pékerman llegó con toda la ilusión de cumplirle la promesa a su hija de clasificar a Colombia a un mundial luego de tanto tiempo y cumplió. No solo eso, se ganó el corazón de los fanáticos gracias a su serenidad y simpatía, misma que le brindó al equipo en el terreno de juego.

Jose Pekerman, Kienyke

Con él, Colombia encontró la paz que no poseía desde épocas en que el ‘Pibe’ Valderrama era el líder futbolístico. La identidad del buen juego también recobró fuerza entre los jugadores y la hinchada, que convencidos por el mensaje del argentino, iniciaron un idilio entre las dos partes. Pese a todo lo bueno, Pékerman ha mostrado flaquezas en momentos de presión, lo que deja la duda sobre cómo reaccionará sin la presencia de Falcao.

La figura

Es una verdad inobjetable que el gran imán de la selección Colombia es Falcao aún estando lesionado. Sin embargo, sin el ‘Tigre’ en condiciones, la gran esperanza recae en su compañero de Mónaco, James Rodríguez. El diez demostró con creces que la camiseta tricolor no le pesa y que disfruta la presión de ser quien guie a la selección al triunfo.

James Rodriguez, Kienyke

A su juego sutil y habilidoso, James le entregó una cuota de sacrificio adquirida en su etapa en el equipo monegasco. Esa virtud hace que Pékerman no solo lo use como un organizador, sino que le entregue responsabilidades tácticas por la zona izquierda. Además de todo ello, el diez le adicionó pegada y remate de tiro libre, convirtiéndose en un especialista.

El ausente

Falcao García, Kienyke

¿Estará Falcao en el mundial? Toda Colombia suplica que así sea pero ante los tiempos médicos, la presencia del ‘Tigre’ en Brasil se antoja un milagro. La lesión causó conmoción en el país que perdió el optimismo desaforado con el que cerró la fase eliminatoria y que ahora pasaron a ser dudas. Pese al infortunio, la voluntad del ‘Tigre’ se muestra cada día más fuerte con la esperanza de jugar el torneo que tanto soñó y esa fe puede llevarlo a hacer realidad.

Modelo de juego

El mérito de Pékerman fue devolverle la identidad a una selección que supo ser reconocida a nivel mundial. Ese juego bonito ahora se nutre con condicionamientos tácticos, consiguiendo que el equipo, pese a atacar siempre, no sea un equipo descompensado en gran parte del juego. James Rodríguez es un creativo que también marca la zona derecha, facilitando a Colombia pasar de un 4-3-1-2 a un 4-4-2 de manera eficaz.

Selección Colombia, Formación, Kienyke