La nueva polémica sexual de Cristiano Ronaldo

La nueva polémica sexual de Cristiano Ronaldo

14 de abril del 2017

El futbolista portugués Cristiano Ronaldo habría acordado pagar 375.000 dólares  a una mujer en Estados Unidos que lo acusó de acoso sexual.

Al parecer, el jugador del Real Madrid habría abusado de una mujer de 20 años después de una fiesta en Las Vegas, el pasado 13 de junio de 2009. Según la información revelada, el representante legal del futbolista y la joven habrían llegado a un acuerdo extrajudicial, frente a un medidador de Nevada, en donde se estableció que la joven debía guardar silencio, retirar los cargos y también facilitar los nombres de las personas que supieran de la presunta violación.

Según los medios, la víctima habría denunciado a la policía el ataque el día que sucedió ante la policía, “aunque no llegó a facilitar el nombre del supuesto violador, si habló de una figura pública, de un atleta”.

El acuerdo se habría logrado el 12 de enero de 2010 y los nombres de Cristiano y la Víctima habrían sido abreviados por “Mr. D.” y “Ms. P”, respectivamente”. Además, la joven habría accedido a certificar que había “eliminado o destrozado permanentemente cualquier material electrónico, escrito o de cualquier otro tipo que hubiera generado o recibido a raíz de los supuestos hechos”, así lo publicó el medio alemán Der Spiegel, a partir de documentos facilitados por la plataforma Football Leaks.

Asimismo, al acuerdo establecía que la mujer podría escribirle una carta a Ronaldo que sería leída por su abogado al futbolista.

La revista alemana tendría en su poder la carta, en la que describe con detalle los hechos.

Por su parte, el abogado de Cristiano Ronaldo en Múnich, Johanes Kreile, ha desmentido las acusaciones: “A juzgar por las preguntas realizadas, las acusaciones deben ser rechazadas contundentemente porque son incorrectas”.  De igual manera, le pidió al semanario de informar sobre la cuestión y advirtió que tomará   “acciones legales contra declaraciones falsas y cualquier menoscabo a sus derechos personales”.

Además, Gestifute, la empresa que representa a Cristiano Ronaldo, ha desacreditado la información: “Se trata de una obra de ficción periodística. La supuesta víctima se niega a identificarse y a corroborar la historia. Y todo el enredo se basa en documentos no firmados y tan contradictorios que son identificados por códigos en correos electrónicos entre abogados que no mencionan a Cristiano Ronaldo y cuya autenticidad él desconoce, y en una supuesta carta que habría sido enviada por la víctima, pero que él nunca recibió”.