El dolor de cabeza de alquilar un estadio en Colombia

El dolor de cabeza de alquilar un estadio en Colombia

3 de Agosto del 2017

Los clubes del Fútbol Profesional Colombiano siempre han tenido que pagar una cuota a las alcalías de cada ciudad para jugar en los estadios, porque estas edificaciones no les pertenecen. En el país, el único equipo con plaza propia es el Deportivo Cali con el Palmaseca. La tarifa depende de lo que las directivas logren acordar con las diferentes administraciones locales.

Todos los clubes colombianos pagamos el 10% de taquilla en alquiler. Es una regla para todos en el país. En nuestro caso la tarifa en Barrancabermeja es más baja porque la Alcaldía nos colabora mucho”, afirmó a KienyKe.com, Jorge Corzo, gerente deportivo de Alianza Petrolera.

Pero hay otros casos distintos como los equipos bogotanos. Tigres, que lucha para mantenerse en primera división, se sostiene con la boletería que puede ganar ante equipos grandes como Atlético Nacional, Millonarios y América de Cali.

“En el Estadio de Techo se nos aumentan los costos por temas de logística, La seguridad, el tema de los vecinos que viven en los alrededores y el alquiler de la cancha son los aspectos que más nos cuestan”, explicó a este medio el presidente de la escuadra capitalina, Édgar Paéz.

Por esta razón, Tigres y Equidad buscan el Estadio El Campín cuando juegan partidos tipo A (equipos grandes). La capacidad pasa de 10.000 a 30.000 personas y aunque la cancha pueda valer unos 70 millones, las escuadras logran recoger más de 500 millones de pesos en taquilla.

Sin embargo, Independiente Santa Fe y Millonarios, conjuntos que juegan en El Campín todo el año, tienen que pagar una tarifa única que no resulta positiva en los activos de los conjuntos deportivos.

“Cerca de 75 millones de pesos deben pagar los equipos capitalinos como mínimo en cada partido, además del 20% de lo recaudado en la taquilla para el arrendamiento al IDRD e impuesto al deporte”, dice una investigación de Win Sports.

En plata blanca, los ‘cardenales’ y los ‘embajadores’ pagan casi 700 millones de pesos semestrales sin contar partidos de ‘playoffs’ y logística. Sumando estos aspectos la cuenta podría superar fácilmente los mil millones de pesos.

¿Un dolor de cabeza para los clubes colombianos?

Algunos presidentes de las escuadras prefieren ser cautos con el asunto aunque no estén de acuerdo con algunas tarifas sobretodo cuando hay partidos a puerta cerrada o cuando la asistencia no supera los 5000 fanáticos.

En Medellín los clubes pagan el 1,16 de la taquilla con algunas variables. Tanto Atlético Nacional e Independiente Medellín cuentan con un aforo superior a los 12.000 espectadores por encuentro.

La relación entre clubes y alcaldías locales es fundamental para que los costos no sean altos. Equipos como Once Caldas, Alianza Petrolera y Cortuluá cuentan con ese respaldo y trabajan de la mano con los gobernantes en pro del deporte.

En el caso de América de Cali que juega en el Estadio Pascual Guerrero, la cuota es superior a los 10 millones de pesos por encuentro, además del impuesto al deporte. Los ‘escarlatas’, aún jugando a puerta cerrada o con dos tribunas inhabilitadas, pagan la cifra sin importar la asistencia de la hinchada.

Tabla

Deportivo Cali, único club con estadio propio, invirtió 75 millones de dólares (225 mil millones de pesos) para la construcción de la cancha. El único club en el país que en la actualidad podría realizar ese proyecto es Atlético Nacional con sus socios y capital en activos.

Otros valores de partidos en el fútbol colombiano (Win Sports)

  • Bomberos. $ 4.300.000
  • Pólizas: $ 2.250.000
  • Arbitraje: $ 3.731.000
  • Comisario de campo: $ 259.000
  • Aguas de Bogotá: $ 2.766.000
  • Ambulancias: $ 8.583.000
  • Aseo: $ 5.100.000
  • Logística: $ 20.359.000
  • Vallas: $ 11.000.0000