¿De dónde vienen los apodos de los ídolos de la selección?

¿De dónde vienen los apodos de los ídolos de la selección?

18 de junio del 2014

A lo largo de la historia futbolistas fenomenales vistieron la camiseta de la Selección Colombia. La mayoría de ellos se hicieron famosos por sus gambetas, goles, proezas y también por sus apodos. ¿Cómo olvidar al ‘Pibe’ Valderrama, el ‘Bendito’ Fajardo, ‘Bolillo’ Gómez o en la historia más reciente al ‘Tigre’ Falcao?. Estos son los orígenes de aquellos apodos.

‘El Tigre’ Radamel Falcao García

Argentina fue el país que vio erigirse a Falcao como un jugador de primer nivel. En busca de su sueño, Radamel partió joven hacia tierras gauchas para iniciar su camino en las divisiones inferiores de River Plate. Fue allí donde nació el apodo por el que todo el mundo lo conoce. Falcao fue la gran figura de una victoria de la séptima división de River ante Huracán anotando dos goles. Por esa época, el programa televisivo ‘Fútbol de Primera’ premiaba al mejor jugador del partido con el ‘Tigre de Esso’ (patrocinador del torneo argentino) y Gonzalo Ludueña, compañero de Falcao, teniendo en cuenta lo importante que fue Falcao esa tarde ante Huracán comenzó a decirle ‘El Tigre’.

Falcao Garcia

El apodo acompañó a Falcao desde su juventud pero fue hasta su debut profesional ante Independiente que se hizo popular. Sebastián ‘El Pollo’ Vignolo, famoso narrador argentino, usó el apodo y los grandes públicos lo conocieron desde allí.

‘Miñia’ Pablo Armero

Pablo Armero, Selección Colombia

El autor del primer gol de Colombia en Brasil 2014 derrocha alegría desde niño. Justamente, su apodo ‘Miñia’, lo acompaña desde que pasaba jornadas enteras de juego en las calles de su natal Tumaco. En el Pacífico colombiano es común usar el mote de ‘Miñia’ con niños traviesos e inquietos, como lo demuestra en cada una de sus coreografías al celebrar los goles de la selección, Armero era un digno representante de ese apodo.

Jackson ‘Cha Cha Cha’ Martínez

Jackson Martinez

Muchos han sido los apodos que se le han puesto a Jackson Martínez, sin embargo, él solo acepta uno: Cha Cha Cha. Su padre jugó fútbol pero no fue profesional, mientras que lo hizo a nivel amateur, celebraba los goles bailando una especie de mambo. De esta manera, Jackson no sólo heredó las aptitudes de goleador que en su tiempo tuvo su padre, también el ‘Cha Cha Cha’ que bailó su progenitor.

Carlos ‘El Pibe’ Valderrama

Pibe Valderrama

El mundo futbolístico conoce a Carlos Valderrama como el ´Pibe’. Desde que nació, su padre fue el responsable de acercarlo al balompié. Mientras que ‘Jaricho’ (padre del Pibe) jugaba en Unión Magdalena, llevó a Carlos a todos los entrenamientos que fuera posible, su presencia era tan habitual que el argentino Rubén Deibe, técnico del equipo, comúnmente preguntaba: ¿Y el pibe cómo está? Así surgió uno de los apodos más representativos del balompié colombiano.

Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez

Hernan Dario Gomez

Uno de los entrenadores más ganadores del fútbol colombiano también fue futbolista. Su paso por Deportivo Independiente Medellín, más allá de logros deportivos, dejó uno de los apodos más resonantes del fútbol nacional. Hernán Darío decidió raparse totalmente la cabeza y cuando llegó a entrenar fue objeto de burla de su compañero José ‘Boricua’ Zárate. “Pareces un bolillo, marica”, exclamó Zárate sin saber que allí nacería para quedarse por siempre ese apodo.

Adolfo ‘El Tren’ Valencia

Adolfo Tren Valencia

Uno de los jugadores insignia de la generación dorada de los 90 tuvo un apodo a la altura de sus condiciones técnicas. Jorge Hernán Peláez, Iván Mejía y Carlos Antonio Vélez fueron los autores del apodo que acompaña a Valencia: ‘El Tren’. En uno de sus programas de análisis, los periodistas se dieron a la tarea de encontrar el sobrenombre idóneo que describiera las cualidades del delantero y coincidieron que su velocidad, facilidad para enganchar, destreza para encarar y dificultad de sus oponentes para frenarlo se asemejaban a las características de un tren.

Luis Fernando ‘Chonto’ Herrera

Chontico Herrera

En el fútbol aficionado Herrera comenzó siendo defensor central. Haciendo parte del equipo Panadería Marquesa y por problemas de documentación de un compañero, ‘Chonto’ tuvo que jugar en esa posición. El entrenador fue el autor de su apodo futbolístico. “Un día que estábamos entrenado me preguntó Don Guillermo Urrego que si tenía alguna familiaridad con los “Chonto” Gaviria porque en el físico nos parecíamos mucho. Le terminé diciendo que no. Después un día me llamaba “Chonto”, Chonto”, “Chonto” Herrera y yo no le prestaba atención, pero al final lo miré y ahí fue donde nació”, confesó el histórico lateral derecho en entrevista con el portal web de la Liga Postobón.

Carlos Alberto ‘El Chaca’ Palacios

Chaca Palacios

En el haber de este defensor está tener el privilegio de jugar con la Selección Colombia un Mundial, el de Francia 98. ‘El Chaca’, apodo con el que se conoció a Carlos Palacios a lo largo de su carrera, es uno de los apodos que más han resonado en el fútbol colombiano. Didier Muñoz es el autor del sobrenombre. Siendo técnico de Palacios en la Selección Bogotá, Muñoz relacionó a Carlos con otro jugador al que también apodaban ‘Chaca’ Palacios y decidió bautizar a su dirigido de la misma manera. Desde ese momento nadie más dejaría de decirle ‘Chaca’ a Carlos Alberto Palacios

Jorge ‘El Patrón’ Bermúdez

Jorge Bermudez

En Boca Juniors Jorge Bermúdez probó las mieles de la gloria con todo su esplendor. El defensor no tardó en sorprender a propios y extraños con su voz de mando cuando apenas jugó su primer partido en el club argentino. “Llevaba tres días en Boca y tenía que debutar contra Cruzeiro por la Supercopa. Ganamos 1-0 con un gol mío, y como había llegado para ordenar mi defensa, empecé a darles órdenes a todos. Entonces no sé qué relator dijo: “¿Cómo puede ser que este tipo que llegó hace tres días les dé órdenes a todos?… Pues llegó el que manda, llegó el Patrón”. Y quedó. A mí me gusta”, afirmó Bermúdez en entrevista con la revista ‘El Gráfico‘.

Carlos Enrique ‘La Gambeta’ Estrada

Gambeta Estrada

Carlos Enrique Estrada fue uno de esos jugadores talentosos que regresó a Colombia a un mundial luego de 28 años. Vistiendo la camiseta de Deportivo Cali en un clásico ante Millonarios en el año 1984, Estrada deslumbró con sus gambetas y un gol que colaboró en gran parte a la victoria de los caleños. Fue tal su actuación que Mario Alfonso Escobar, abogado y periodista, lo bautizó como el rey de la gambeta. A partir de ese momento Carlos Enrique está acompañado por un apodo del que se puede sentir orgulloso: La Gambeta.

Iván René ‘El Bombardero’ Valenciano

Ivan Rene Valenciano

Si por algo se caracterizó este artillero fue por la potencia de sus remates. Para los arqueros ponerse en frente de uno de sus tiros no era cosa fácil. Propios y extraños se asombraron con las capacidades del barranquillero y mucho más cuando el diario ‘El Heraldo’ decidió medir la velocidad de un disparo de Valenciano. Los resultados fueron tales que fue inminente hacer la relación con un avión bombardero, de esta manera, surgió el apodo que hasta hoy acompaña a uno de los goleadores más letales del fútbol colombiano.

Luis Carlos ‘Coroncoro’  Perea

Luis Carlos Perea

Conformó con Andrés Escobar una dupla defensiva que disfrutaron los hinchas de Nacional y la Selección Colombia en los Mundiales de Italia 90 y Estados Unidos 94. El origen de su particular apodo se remonta al surgimiento del éxito musical desatado por la canción ‘Coroncoro’ que cantaba la Niña Emilia. Luis Carlos se declaraba admirador acérrimo de esa canción a tal punto de pedirle siempre que llamaba a las emisoras. Desde allí su entorno decidió bautizarlo como la canción.

Albeiro ‘El Palomo’ Usuriaga

Palomo Usuriaga

Fue el responsable de goles realmente históricos para el fútbol colombiano. A la Copa Libertadores ganada por Atlético Nacional y la clasificación de Colombia a Italia 90 les puso su sello goleador. Su particular apodo nació el día en el que se presentó a una fiesta en su barrio, 12 de octubre, de la ciudad de Cali, con un peinado que sus amigos no evitaron asociar con un palomo. Desde ese día hasta que fue asesinado lo acompañó el apodo de ‘El Palomo’.

Luis Alfonso ‘El Bendito’ Fajardo

Bendito Fajardo

La Selección Colombia que jugó en Italia 90 contó con la habilidad de Luis ‘El Bendito’ Fajardo. El volante paisa se caracterizó por ingresar, en muchas ocasiones, desde el banco de suplentes para solucionar los problemas de los equipos en los que jugó con goles salvadores. Esa característica hizo que el mundo futbolero lo bautizara como ‘El Bendito’ pues en más de una ocasión sus goles salvaron del infierno a los equipos que representó.