Decepción en los seguidores del FC Barcelona

Decepción en los seguidores del FC Barcelona

2 de septiembre del 2017

Cerrado el mercado europeo de fichajes, el FC Barcelona, uno de los clubes más grandes de España se quedó en cero. No logró concretar la incorporación de algún futbolista que le pudiera devolver el prestigio que perdió tras la salida de Neymar Jr, pese a que contrató a Paulinho y Dembelé.

Este sábado la dirección deportiva del FC Barcelona respondió a la prensa defendiendo la gestión realizada durante este mercado, en la que decidieron no participar en lo que parece ser una burbuja inflacionaria de futbolistas y poner así en riesgo las finanzas del club.

En declaraciones a la prensa, el director de Deportes Profesionales del Club Albert Soler aseguró: “Lo que ha sucedido en el mercado de este año nos lleva hacia un modelo de un fútbol totalmente diferente”. Además, destacó que “estábamos acostumbrados a un mundo del fútbol donde los clubes tradicionales como el Barça lideraban, y ahora ya no. Ahora lo hacen los países, los fondos de inversión, los representantes, etc., pero sobre todo la acción de países en el mercado de fútbol”.

Sin embargo, lo que esperaba la afición para esta nueva campaña es que el equipo culé se reivindicara con ellos. Pese a quedarse con la Copa del Rey, vio como en la temporada pasada su rival histórico, el Real Madrid, se llevó los trofeos más importantes: la Liga, la Champions y la Supercopa de España.

Todo debía empezar con refuerzos en el sector defensivo y central del equipo, y sobre todo con la conservación del potente tridente de ataque: la MSN. Delantera conformada por Messi, Suárez y Neymar Jr.

Pese a todo pronóstico, el primer ‘blupper’ de los catalanes fue confiarse y desestimar las especulaciones que crecían día a día sobre la marcha del astro brasileño, lo cual terminó confirmandose debido al poderío económico del dueño del equipo francés.

Y fue así. Con el desembolso de 222 millones de euros por parte del PSG, Neymar Jr. dejó al Barcelona con los crespos hechos y le propinó así un golazo en contra que tal vez le cueste más de lo que pensó durante la temporada que ya arrancó.

El famoso “se queda” del defensa central Gerard Piqué y el “al 200% Neymar no se moverá este verano” del vicepresidente deportivo del club Jordi Mestre, forman parte del ridículo que hoy exacerba el enfado de los aficionados.

Con la fortuna ingresada y un amplio abanico de jugadores disponible en este mercado, el siguiente paso debía ser entonces el fichaje de futbolistas con talento y reputación que llenaran por lo menos el vacío de Ney.

Pero la afición pedía más; y para ‘calmar esa sed’, la directiva azulgrana consideró nombres como Seri, Coutinho, Di María, Verrati… En fin, nombres, nombre y más nombres, pero llegada la hora cero para el cierre de inscripciones no hubo nuevas contrataciones.

Al final solo se quedaron con el fichaje del joven francés Dembelé, del Borussia Dormund alemán por 105 millones de euros, que más que realidad, para especialistas es apenas una promesa del fútbol; y también adquirieron al experimentado centrocampista brasileño Paulinho, procedente del Guanzhou Evergrande de China por 40 millones de euros.