Scolari, grandes títulos, pocos gritos

Scolari, grandes títulos, pocos gritos

12 de Junio del 2014

‘Felipao’, como lo conocen en el mundo de fútbol, nació en una pequeña ciudad llamada  Pasoo Fundo, la misma donde también se forjaron cracks como Dunga o el mismo Ronaldinho Gaúcho.

Allí, donde pasa el rio Grande do Sul se comenzó a forjar la visión que tiene todo futbolista: la de vestir la camiseta de su país y, por qué no, la de ser campeón mundial con su selección nacional.

El comienzo

Ganarse un estatus en un país donde el fútbol hace parte del diario vivir no es fácil, la constancia y el amor al oficio hacen la diferencia en un medio donde  se postulan muchos, pero brillan pocos.

Scolari comenzó su carrera en clubes de bajo perfil como defensa central entre 1973 y 1981, sin tener fortuna porque como jugador no consiguió ningún título.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=JpOfMgZNQzQ[/youtube]

Pero como dicen las abuelas: “Dios le guarda al que le van a dar’’. Y fue como director técnico que ‘Felipao’ se ganó la admiración de todo un planeta por sus logros y por ser el técnico con más triunfos consecutivos en un mundial.

Su vida como orientador comenzó en el mismo equipo que lo vio terminar su carrera como deportista: el modesto equipo del CSA (Centro Sportivo Alogano), que actualmente está en cuarta división del fútbol ‘Carioca’. Con él Scolari consiguió dos títulos.

Luiz Felipe Scolari

De ahí en adelante llegaron éxitos para el técnico de ‘la ciudad de los fríjoles negros’: como una oleada llegaron a su hoja de vida los títulos regionales: tres campeonatos gaúchos con Gremio de Porto Alegre (1987, 1995 y 1996), un torneo paulista con Palmeiras (2000) y la Copa Sul-Minas con Cruzeiro (2001).

Los torneos nacionales tampoco pasaron desapercibidos para el entrenador, que poco a poco se perfilaba como unos de los mejores técnicos de su país. Fueron las Copas Brasil ganadas con Gremio (1994) y con Palmeiras (1998) las garantías para conseguir títulos internacionales.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=NWzLDKZq_u0[/youtube]

La gloria por el continente

Los 90’s fueron los años de consagración para el serio entrenador en Suramérica.

El apellido Scolari es muy recordado en Colombia. Aquí ganó dos títulos en la Copa Libertadores: con Gremio, en 1995, ante Atlético Nacional; y esa final de infarto en Copa Libertadores ante Deportivo Cali en 1999, cuando ‘Felipao’, por mera suerte, les arrebató el campeonato de las manos a los ‘Azucareros’ en definición por penales (4-3).

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=xerzOX2rmRQ[/youtube]

Levantar dos veces el torneo más antiguo del fútbol mundial, una Recopa Sudamericana y una Copa Mercosur, le valieron a ‘Felipao’ para dirigir por primera vez al scratch en la Copa Mundo de Corea-Japón 2002, besando al final del certamen la codiciada dorada.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=4RBhJ9JLO70[/youtube]

La clave del éxito

Scolari es un tipo que utiliza el diálogo dentro y fuera de la canchas con sus jugadores, él no es un técnico de andar con gritos, solo basta con hacer algunas señas tácticas para que la magia comience a brotar a sus jugadores.

Luiz Felipe Scolari

El gaúcho es amable, pero indiferente y poco comprensivo a la vez. Su seriedad se manifiesta, sobre todo, cuando la prensa empieza a cuestionar sus decisiones, él es un hombre que se irrita porque no permite que el chisme se junte con su entorno laboral.

Su contundencia en el banco y detrás de los micrófonos lo llevó a dirigir al poderoso Chelsea en los años 2008-2009.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=fuK6JqA3588[/youtube]

Bajo su batuta

Muchos de sus pupilos lo han considerado un mentor, ya que siempre realiza charlas no solamente de fútbol, sino de política y temas sociales que cobijan a Brasil.

“Gracias a Luiz Felipe encontramos una identidad para el equipo. Los jugadores ya saben lo que se necesita de ellos en el terreno de juego’’, manifestó Julio César, actual portero de La Selecao.

Bajo la lupa del orientador de 65 años han pasado los mejores jugadores del mundo, especialmente portugueses y brasileños. Nombres como los de Cafú, Dida, Ronaldo, Neymar,  Kaká, Deco, Cristiano Ronaldo y Nuno Gomes, entre otros, han sentido en algún momento un jalón de orejas por parte del ‘Viejo Zorro’ brasileño.

A la caza de la sexta estrella

La importancia de los entrenadores crece con el correr de los años y el caso de Luiz Felipe no es la excepción, puesto que él fue el último orientador en darle un título mundial a Brasil, ya hace 12 años.

Para el Mundial de Brasil 2014, Scolari aparece dentro del top 10 de los técnicos que más devengan por su oficio. El técnico de la Canarinha aparece como el entrenador suramericano mejor pago, ganándose la suma de  € 2.300.000.

Para ganar la sexta Copa Mundo, la historia da un impulso extra: Scolari ha ganado 12 encuentros seguidos, 7 con Brasil en 2002 y 5 con Portugal en Alemania 2006.

Como el fútbol siempre da revanchas, la ‘Torcida’ brasileña y la Confederación Brasileña de Fútbol depositaron nuevamente toda la confianza en ‘Felipao’ para comandar la verde-amarela hacía el campeonato donde Brasil será anfitrión.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=ph-gedhQ5_k[/youtube]

Más que entrenador, es un padre

Aquí un homenaje a ese que, desde niño, sentado en el rio Grande do Sul, soñó con ser uno de los mejores jugadores, pero esa vida que tantas vueltas da, lo recompensó con ser uno de los mejores técnicos de este planeta llamado fútbol.

[youtube width=”549″ height=”366″]http://www.youtube.com/watch?v=TruBdqTP2RA[/youtube]

Un técnico que lloró con sus pupilos, que les brindó lo mejor de sus enseñanzas convirtiéndose en un papá para aquellos que no pudieron gozar de una figura paterna en sus jóvenes vidas como futbolistas.