El metro de Bogotá y otras cosas que se pueden comprar con lo que cuesta la selección

El metro de Bogotá y otras cosas que se pueden comprar con lo que cuesta la selección

4 de septiembre del 2014

La selección Colombia no es la misma desde el mundial de Brasil. El equipo pasó de ser un seleccionado del montón a ser un seleccionado de élite. La razón, el fútbol que desplegaron sus jugadores. Ante el lente de todo el mundo, nuestras estrellas brillaron y consiguieron traspasos multimillonarios, aumento de salario y otras condiciones que los convirtieron en portada de los principales diarios del mundo.

Algunos, como el caso de Radamel Falcao García, no necesitaron disputar el mundial para estremecer los valores del mercado europeo. Manchester United lo adquirió en condición de cedido por 10 millones de euros y al terminar la cesión lo comprará por 65 millones de euros. El dato más impactante es el salario del ‘Tigre’, que aunque no fue revelado por el equipo británico, fue estimado por los principales diarios ingleses en más de 12 millones de euros.

Las diferencias con nuestra realidad nacional son tan grandes, que el costo del traspaso de Radamel que se hará efectivo en un año, más un año de su sueldo, equivalen al dinero que se extravió en el carrusel de la contratación de Bogotá que condenó a prisión a los primos Nule y al exalcalde de la capital colombiana, Samuel Moreno Rojas.

Otro protagonista de un traspaso multimillonario fue James Rodríguez. El volante de Real Madrid llegó al equipo merengue por 80 millones de euros, la mitad del valor de la famosa mansión Hamptons que se encuentra en Nueva York. La sola mansión tiene 25.000 metros cuadrados y es propiedad del magnate Ira Rennert. James además tiene un salario de 7 millones de euros.

Infografia Valor seleccion Colombia

Juan Guillermo Cuadrado se quedó en Fiorentina pese al interés de Manchester United, Bayern Múnich y Barcelona. El presidente del equipo italiano consideró que el ex Independiente Medellín cuesta 45 millones de euros. Ese dinero es la mitad de la deuda que tienen los equipos del Fútbol Profesional Colombiano, según informó hace una semana la Superintendencia de Sociedades.

El costo de nuestros futbolistas no solo se disparó en el viejo continente, también pasó en Latinoamérica. Es el caso de Teófilo Gutiérrez que aceptó continuar en River Plate de Argentina a cambio de un incremento salariar. Hoy día, el delantero barranquillero está ganando 1,1 millones de euros, que comparado al salario del Presidente de la República de Colombia es desproporcionado. Un mandatario, en este caso Juan Manuel Santos, debería tener tres periodos presidenciales y un año más de trabajo para ganar lo que se gana Teo en un año en el fútbol argentino.

Jackson Martínez y Carlos Bacca suenan para jugar en varios equipos grandes de Europa, sin embargo, por lo pronto continúan en Porto y Sevilla. Ahora, que si algún equipo se atreve a comprar a los dos, fácilmente también podrían construir el Transmilenio por la carrera séptima de Bogotá, que por el momento está en veremos. De igual manera, con ese dinero se completaría el estudio para hacer el metro de Bogotá.

Los jugadores de la selección Colombia de esta época rompen los mercados y causan envidia y admiración en comparación a la economía cotidiana del país. Ese fenómeno sucedió con otros jugadores en otrora, como el traspaso de Faustino Asprilla de Atlético Nacional a Parma de Italia por 5 millones de dólares. Luego, el ‘Tino’ dejó el equipo parmesano y se marchó a Newcastle por 11,5 millones de dólares.

Convertidos a euros, la moneda en la que se cierran los traspasos ahora en el Viejo Continente, ese dinero es ínfimo en relación a lo que cuestan y ganan jugadores como David Ospina (Arsenal) y Pablo Armero (AC Milan), que juntos harían lo que hizo el tulueño en toda su vida profesional.

Es sin duda la selección más costosa de todos los tiempos. Los jugadores viven a puro lujo, tienen contratos millonarios y a pesar de todo eso, no pierden el hambre de darle glorias al país. Ahora, al inicio de un nuevo proceso rumbo a Rusia, Colombia no solo tiene el sueño de llegar al mundial, sino de mantener a la selección en la élite, sin duda alguna, una selección de caché.