El sabor de la selección lo pone Pablo Armero

El sabor de la selección lo pone Pablo Armero

13 de abril del 2014

“ Somos un país alegre y con la ayuda de Dios esperemos conseguir el resultado para poder ponerle swing”.

El sueño se cumplió: Colombia empató a 3 con Chile y volvió al mundial. La algarabía se apoderó de todo el Metropolitano de Barranquilla y entre lágrimas, gritos, música y entusiasmo, quien amenizó la fiesta fue Pablo Armero. El lateral izquierdo, quien integró todas las convocatorias hechas por José Pékerman desde que es entrenador de la selección, puso el baile e hizo una actuación que quedó para la historia como la celebración del día que Colombia regresó a un mundial.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=b9EiNT2pcYM[/youtube]

El baile con el que Armero festejó la clasificación (Canal Caracol)

Es Armero quien mantiene la sonrisa del conjunto nacional. Desde niño siempre fue así. Amante del reguetón, la chirimía, y demás ritmos del pacífico colombiano, el veloz jugador no vacila en armar coreografías para festejar cada gol que la tricolor convierte. Esa sabrosura, sumada al amor por el fútbol, lo llevó a Cali para integrarse al América.

El equipo escarlata, inmerso en la lista Clinton, sufría por no tener recursos económicos. Sin embargo, los problemas monetarios no borraron nunca la sonrisa de Pablo. Con el tiempo, los resultados deportivos afincaron esa alegría. Bajo el mando de Diego Edinson Umaña, América formó un equipazo en el que Armero fue pieza clave para conseguir el título en 2008.

La consagración hizo delirar a la ‘Sucursal del Cielo’ que celebró a punta de salsa la obtención de la estrella número 13 para la ‘Mechita’, pero Armero tenía un problema, no sabía bailar salsa. “Me gusta, pero como no sé bailarla muy bien me inclino por el reggaetón, que lo sé bailar mejor. Por eso, cuando voy a una fiesta trato de bailar en una baldosa, sin moverme mucho, porque aquí las mujeres les gusta bailarla mucho”, confesó ‘Miñia’ (como le dicen sus amigos de selección) al diario El Tiempo durante aquella época.

Pablo Armero, Seleccion Colombia

Armero, un bailarín que no sabe bailar salsa pero si serrucho.

Ñia es una manera amigable de decirse amigo en el pacífico colombiano, por eso es natural que Pablo les llame así a todos sus compañeros en el seno de la selección. Uno de los que ya no está y con los que Armero tuvo mayor química es Hugo Rodallega. Él sabe lo importante que es para el grupo, un personaje como el hoy jugador de West Ham.

“En la selección todos son buenos muchachos, pero Pablo es diferente. Él es alegría, el que mantiene al grupo siempre contento, siempre está pensando en cómo celebrar porque siempre es positivo en cuanto a lo que se puede conseguir”, confesó Hugo, hoy marginado de la selección mayor, a Kabinak.fm.

Armero y Rodallega se conocieron en la selección a la que el lateral llegó mientras se destacaba en el fútbol brasileño actuando para Palmeiras. ‘Miñia’ fue figura en la tierra de los grandes laterales, por lo que pasó a Udinese donde se convirtió en el mejor lateral del fútbol italiano. Los rumores de su traspaso a equipos enormes como Juventus, Milan o Barcelona eran frecuentes, sin embargo, el rumbo del tumaqueño tomaría un destino gris.

Pablo Armero, Selección Colombia

Miñia’ pasó momentos malos, pero la selección siempre ha sido su escape.

El conjunto que lo contrató fue Napoli. Pero jamás pudo afincarse como titular, en principio porque los entrenadores Mazzarri y Benítez eligieron a su compatriota y amigo Camilo Zúñiga, usado por izquierda. Ante la lesión de este, Armero imaginó su posibilidad pero el entrenador Rafa Benítez decidió contratar a un jugador sin club, el francés Antoine Reveillere y Pablo continuó sin jugar.

Eran días difíciles para ‘Miñia’ que disfrutaba de cada convocatoria a la selección. Su momento en Italia no era ideal y esto se acentuó con el frustrado pase a Milan, por la negativa del guineano Kevin Constant, quien iba a ser parte de la transacción. Se llegó a dudar si estaba bien que un jugador sin ritmo fuera convocado al conjunto nacional.

Pablo Armero, James Rodriguez

Armero es la alegría de la selección, ahora espera ser figura en el mundial.

Para fortuna de Armero, desde Inglaterra le lanzaron un salvavidas y firmó con West Ham. El lateral, con la número 8 en la espalda, empezó a jugar y de a poco está recuperando el nivel que supo tener. Mientras tanto, ‘Miñia’ sigue pensando la próxima coreografía, esa que quiere estrenar en Brasil.