En Sudáfrica compraron el Mundial

En Sudáfrica compraron el Mundial

16 de marzo del 2016

Días después de que Gianni Infantino fuera elegido como nuevo presidente de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), la entidad que rige el balompié mundial aceptó que Sudáfrica pagó sobornos, por diez millones de dólares, para quedarse con la sede de la Copa del Mundo del año 2010 y afirmó estar buscando recuperar unos doscientos millones de dólares de sus antiguos directivos.

La FIFA le envió un documento de 21 páginas a la justicia estadounidense en el cual se declara víctima de las actuaciones de sus anteriores dirigentes, a quienes acusa de haber abusado de su poder durante varios años para enriquecerse personalmente en perjuicio de la organización internacional.

“(Sudáfrica) le ofreció un soborno de diez millones de dólares, a cambio de votos, a (Jack) Warner (ex presidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol – Concacaf- y ex vicepresidente de la FIFA), Chuck Blazer (ex secretario general de la Concacaf) y a un tercer integrante del Comité Ejecutivo”, afirma la entidad, en el informe, sobre la forma como el país africano se aseguró la adjudicación de la Copa del Mundo del 2010.

Por otro lado, la FIFA le pidió a la justicia de Estados Unidos que recupere decenas de millones de dólares que 39 de sus antiguos dirigentes, investigados por corrupción, habrían malversado durante varios años.

“Cuando la FIFA recupere este dinero podrá volver a su objetivo inicial, desarrollar el fútbol internacional”, señala el documento. Se estima que el monto podría llegar a los doscientos millones de dólares.

Además, el nuevo presidente de la institución, Gianni Infantino, señaló en un comunicado, que reseña el portal de El Confidencial, que la plata que buscan tenía fines específicos en el deporte: “El dinero que han percibido (los antiguos directivos) pertenecía al fútbol y estaba destinado al desarrollo y a la promoción del juego. La FIFA, como órgano de gobierno del balompié mundial, quiere ese dinero de vuelta y está determinada a conseguirlo… Ese dinero era para construir canchas de fútbol, no mansiones y piscinas”.