Escándalo sexual en el fútbol paraguayo

Escándalo sexual en el fútbol paraguayo

8 de febrero del 2018

El club Rubio Ñu es epicentro del escándalo en el fútbol paraguayo. Los protagonistas son el presidente del equipo Antonio González y el jugador Bernardo Gabriel. Se conocieron fotos íntimas de los dos hombres que ya no tienen ninguna relación profesional y sentimental.

Esta foto habría sido filtrada a través de las redes sociales tras un problema con el representante del futbolista, que formaría parte de un conflicto amoroso entre el dirigente y el deportista.

“Tenía todos los privilegios, coches que nunca pensó conducir. De repente apareció una vieja loca y se tuvo que ir del club porque le llevó a Mar de Plata. Entonces, tomé la medida para que no entre más al club. No cuento esto por despecho, no soy dueño de nadie. El problema es que uno toma cariño y aprecio. Era mi pareja sentimental”, explicó Gonzaléz, a medios locales sobre lo ocurrido.

González subió dos videos desde sus propias redes sociales, uno en el que rompe la hoja de contrapase del futbolista y en otro vuelve a arremeter contra el jugador, al decir que él pertenece a su equipo y que si se quiere ir deberá pagar dos millones de guaraníes.

El jugador prestó sus servicios al club por más de dos temporadas. En la actualidad el equipo juega en la liga local en la segunda división. Por el momento el club no cuenta con director técnico y aún se encuentra en pretemporada.

El presidente, que ha dado varias declaraciones sobre su situación sentimental y las acciones que tomó contra el jugador, también explicó que pagó unos 1200 dólares (es decir, 3’432.631 de pesos colombianos) al club Juventud de Bella Vista por el traspaso del deportista y que ahora pretende otros 360 dólares para dejarlo ir.

Sobre tema, que hoy en día está en boca de la prensa y del mundo deportivo, el jugador involucrado no ha dado declaraciones.