Estados Unidos se quiere apoderar de la Copa América

Estados Unidos se quiere apoderar de la Copa América

7 de junio del 2016

La Copa América Centenario ha sido considerada un éxito total para los directivos de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Por esta razón pretenden repetir la fórmula para las próximas ediciones de la competencia: Reunir a selecciones de todo el continente, y dejar como sede fija del campeonato a uno de los países menos futboleros de América, Estados Unidos.

Lea también: ¿Quiénes son los bilingües de la Selección Colombia?

Así lo reveló un vocero de la Concacaf a ESPN, que además informó que “Sólo faltan unos detallitos, así de poquito” para que la decisión sea tomada oficialmente. Por su parte, la Conmebol no se ha pronunciado al respecto, pero el representante de la confederación de norte y centroamérica dio a conocer al reconocido medio deportivo que la institución sudamericana “pidió dar su respuesta hasta después del torneo. Pero hoy, están convencidos de que en su próximo Congreso, se aprobará”.

Las razones de la histórica medida sería el éxito comercial que la actual competencia está cosechando, por lo que los dirigentes deportivos estarían muy contentos. A esto se le agrega las facilidades logísticas para la organización y seguridad del evento.

También le puede interesar: Dayro Moreno, el reemplazo transitorio de James

Otro punto a favor es la posibilidad de que equipos de toda América vuelvan a participar, siendo más coherentes con el nombre de la competencia. En las pasadas ediciones únicamente jugaban selecciones de la Conmebol, más unas cuantas participaciones especiales de equipos invitados como México, Costa Rica u Honduras.

Para muchos, dejar la Copa América en territorio estadounidense es contraproducente. Se trata de uno de los países con menos fanáticos al fútbol en todo el continente. La mayoría de los partidos se juegan en estadios de fútbol americano, pues casi no hay escenarios diseñados específicamente para el balompié.

Según lo que se logra apreciar en las transmisiones de los partidos, la baja asistencia a los estadios, los cuales reciben unos pocos aficionados, en su mayoría, residentes en Estados Unidos, sería otro punto en contra de la medida. Esto contradeciría el supuesto éxito comercial de los cien años del certamen de selecciones más antiguo del mundo.

Si bien no se ha oficializado aún, con esta noticia, las naciones con mayor tradición futbolera como Brasil, Argentina o México, se perderían la oportunidad de ser anfitriones de tan importante torneo y, de paso, ‘templos’ del deporte como El Monumental, El Maracaná, y el Estadio Azteca no tendrían posibilidad de ser vinculados a la copa.