James contra la maldición del 10 en Real Madrid

James contra la maldición del 10 en Real Madrid

22 de julio del 2014

El sueño es Real. James Rodríguez se colocó la 10 del Real Madrid y no pudo esconder su satisfacción. El cucuteño viste con orgullo la camiseta más emblemática del club más importante del mundo. Sin embargo, en todo el nuevo milenio el portador de la diez en el club merengue ha cargado un peso que le impidió triunfar en la ‘Casa Blanca’. Por esta razón, en los pasillos de Valdebebas se dice que la famosa camiseta 10 tiene una maldición.

Todo comenzó en octubre del 2000, mes embrujado si los hay, durante un clásico entre Barcelona y Real Madrid. El juego se disputó en el Camp Nou y los hinchas catalanes masticaban ira en contra de su acérrimo rival, ante todo por el 10: Luis Figo. El portugués cambió a los catalanes por los merengues, y estos lo recibieron con hostilidad.

El partido transcurrió con normalidad, con victoria incluida para los blaugranas 2-0, hasta que durante un tiro de esquina que iba a ejecutar el portugués alguien tiró una cabeza de cerdo al terreno de juego. El árbitro Medina Cantalejo detuvo el encuentro e hizo retirar la particular ofensa, no sin evitar que Figo la viese y desde ahí, se dice que el 10 del Real Madrid está embrujado.

Luis Figo, Real Madrid

Figo continuó por varias temporadas más en el equipo blanco y aunque ganó todo con el club, terminó silbado y en la suplencia, por lo que partió a Italia dejándole la camiseta a un prometedor joven: Robinho. Zidane la rechazó, pero el heredero de Pelé en aquel entonces sí se la colocó, pero lo que fue una ilusión, pronto se convirtió en decepción.

‘Robbie’ comenzó de manera estupenda en un juego ante Cádiz y pareció que lo de la maldición solo era un cuento chino. Sin embargo, con el transcurrir de los juegos el brasileño no hizo valer los 50 millones de dólares que en su momento pagó el Madrid a Santos por el fichaje del 10. Años más tarde, Robinho se marchó del club madridista y empezó un periplo por varios equipos de Europa que le trajo más pena que gloria.

Robinho, Real Madrid

Fue el turno del holandés Wesley Sneijder. En su primera temporada portó la dorsal 23 y aunque no fue deslumbrante, cumplió con las expectativas. Pero a la temporada siguiente, cuando se puso la 10, toda la fortuna se dio vuelta. El tulipán sufrió una terrible lesión de rodilla que lo marginó por varios meses de las canchas.

A su retorno, las cosas no le salieron como quiso y derrotas ante Alcorcón 4-0 en la Copa del Rey, así como un 6-2 en casa ante Barcelona, hicieron que se fuera y abandonara el diez blanco. En Inter de Milán su nivel volvió a aparecer y volvió a transformarse en uno de los mejores del mundo.

Sneijner, Real Madrid

Todos los jugadores por buenos que fueran empezaron a temer a la camiseta número 10. Ni Cristiano Ronaldo, ni Kaká, ni Karim Benzema, eligieron aquel número a su llegada a Real Madrid. Alguien tenía que portarla y el osado fue un jugador de segundo renglón: Lassana Diarra. El jugador cumplió otras labores distintas a las que usualmente se le piden a un número diez y un nuevo fracaso merengue (aunque no pasó por su responsabilidad) condenó la camiseta.

Después del mundial de Sudáfrica a Real Madrid llegó el alemán Mesut Ozil. Ni corto ni perezoso, el creativo germano pidió la 10 y creyó contrarrestar la maldición. La primera temporada fue un bálsamo para el clásico 10, pero en la segunda etapa fueron más las amarguras y el tiempo que pasó en el banco de suplentes acompañando al entrenador José Mourinho. Por esta razón, Florentino Pérez decidió no acceder a las exigencias económicas de su padre y lo vendió a Arsenal dejando una vez más huérfana la emblemática camiseta del Madrid.

Ozil, Real Madrid

¿Pesa tanto la camiseta 10 de Real Madrid?

Edwin Congo, delantero colombiano que jugó en Real Madrid a inicios de siglo, charló con KabinaK.fm acerca del traspaso de James Rodríguez a Real Madrid. Para el ‘Odontólogo’ la maldición del diez no pesará en James, “un jugador grande para el equipo más grande”. Congo también admite que el cucuteño tendrá una amenaza en el club merengue y es “no sentirse a la altura de sus compañeros”. “Si James cree en sí mismo, seguro triunfará en el Real Madrid”, continuó.

Con maldición o sin ella, James Rodríguez asumió el reto de llevar la 10 de Real Madrid transformándose en el fichaje más caro de un colombiano en la historia. Además, es el tercer futbolista más caro en llegar al club blanco y sabe que entre todos los objetivos que tiene que cumplir esta temporada está la de acabar con el embrujo del puerco que alguna vez le lanzaron a Luis Figo y que comenzó una era maldita.