Leonardo Castro: “Cuando recogía basura soñaba con hacer goles”

Leonardo Castro: “Cuando recogía basura soñaba con hacer goles”

19 de Noviembre del 2016

Leonardo Castro hoy es uno de los futbolistas con más proyección en Colombia. El delantero de Independiente Medellín se dio a conocer en 2016 con sus 12 goles y su gran calidad, pero el pasado mes de agosto sufrió una grave lesión en su rodilla que lo tendrá alejado de las canchas hasta inicios de 2017.

Lea también: ¿A qué se debe el éxito de Atlético Nacional?

Sin embargo, este obstáculo no le preocupa porque él, un joven soñador de 24 años, ha tenido que luchar para llegar a cumplir sus sueños de ser jugador profesional. “Había mucha guerra cuando nací en Cauca, por eso mis padres decidieron partir a Pereira en busca de un mejor futuro”, afirmó el jugador en diálogo con la Red de Caracol.

Castro tuvo que ver como muchos le decían que no tenía cualidades, la ilusión parecía irse como agua entre sus manos, la necesidad de su familia era mucha y las oportunidades parecían darle la espalda.

Además le puede interesar: ¿James Rodríguez adopta actitudes de Cristiano en la cancha?

Fue ahí cuando Leonardo decidió trabajar para ayudar en su casa, el oficio no le importaba porque, como él mismo lo dice, “el trabajo no es deshonra”.

“Trabaje en una agropecuaria, domicilios, construcción, hasta en el carro de la basura en Pereira“, confesó el futbolista.

En su corazón sabía que el deber de ayudar a su familia lo obligaba a trabajar, pero su anhelo de ser deportista no se apagaba, aunque el destino parecía así pedírselo.

“Estuve apunto de rendirme cuando las puertas se cerraban”, señaló.

Pero la vida, a veces impredecible, le dio una oportunidad que él debía aprovechar, porque cuando llegó al Deportes Pereira demostró que su talento era tan grande que debía ser conocido y que, como muchos jóvenes que están en los rincones de todo el país, solo necesitaba alguien que confiara en sus capacidades.

Cuando debutó en el fútbol colombiano recordó que “cuando recogía basura soñaba con hacer goles”. En ese momento, un anhelo que se veía lejano, casi imposible. Hoy una realidad por su esfuerzo y sudor.

Ahora que es reconocido, muchos le piden fotos y autógrafos. Él, con mucha prudencia, solo agradece a su familia, la que siempre estuvo cuando los días malos eran más que los buenos y a su esposa, su gran compañera.

“Mi esposa siempre me ha apoyado, me vio cuando recogía basura, creo que ahora es el momento para que esté conmigo”, añadió.

Por ahora, Leonardo Castro solo espera recuperarse de la mejor forma y volver al Medellín, sus goles son extrañados por el club paisa y por los fanáticos que coreaban su nombre en el Estadio Atanasio Girardot.