El fútbol de la “B” se adueñó de la “A”

El fútbol de la “B” se adueñó de la “A”

12 de Diciembre del 2013

Un nuevo equipo será el inquilino de la primera división del Fútbol Profesional colombiano.  Con Fortaleza ya son 10 los elencos, que fueron fundados en la Primera B, y que ahora hacen parte de la máxima categoría del rentado nacional. Este club fue fundado a finales del 2010 al haber adquirido la ficha del ya desaparecido, Atlético Juventud Fútbol Club, que tenía como sede a Soacha. Las deudas que superaban los 900 millones de pesos obligaron a los accionistas del equipo del sur de Bogotá a ceder su puesto en el fútbol profesional.

Un ex jugador de Millonarios tomó las riendas del club. Ricardo “El gato” Pérez, asumió el reto y se puso como objetivo principal, que su club en 3 años peleara el ascenso o lograra ubicarse junto a los equipos históricos de nuestro país. Así fue, el 4 de enero de 2014, se cumplen los 3 años de fundación del elenco que tiene como sede a Zipaquirá.

Fortaleza, Kienyke

Fortaleza no es el único caso en el que un equipo de la Segunda División de Colombia, logra el ascenso y se queda. A los “atezados” se suman, Chicó, Patriotas, Alianza Petrolera, Envigado, Itagüí, Pasto, Huila, Equidad y el reciente campeón Universidad Autónoma y del Caribe. ¿Qué está pasando con los equipos históricos?

Los malos manejos de los directivos y la falta de amor de los jugadores por las camisetas, son solo algunos de los hechos que pueden causar este dolor en los seguidores de cada uno de los clubes.

Descender es irse al infierno. Para un equipo que está acostumbrado a jugar un fútbol distinto, a realizar sus desplazamientos en avión, a jugar en canchas en perfecto estado, le cuesta demasiado asimilar lo que significa jugar en la B. todo cambia para ellos, en la segunda división el juego es distinto, es un fútbol más físico, donde los jugadores quieren mostrarse para que sean vendidos a un equipo importante. Los recorridos para los encuentros de visitante son más largos y en algunos casos los tienen que realizar en bus. Los estados de los gramados que algunos equipos tienen como sede no son los mejores y en la gran mayoría los camerinos no cumplen los requisitos mínimos.

Uniautonoma, Kienyke

Hay varios equipos que pueden dar fe de esto. El ejemplo más claro es el América que ya lleva dos torneos y aún no ha podido regresar a la A. a la “mechita2 se suma el Unión Magdalena que ya lleva 7 años en la segunda división y parece lejano su regreso. Real Cartagena, Pereira, Bucaramanga, Cortuluá y ahora Qundío y Cúcuta, se suman a esa larga lista de clubes históricos que dejaron de animar la Primera Divisón de Colombia.

¿Están cómodos en la B?

Muchos de estos equipos parecen no querer regresar, y es que la razón es muy simple. Estos clubes reciben una gran suma de dinero por simplemente participar. Los derechos de televisión se reparten en partes iguales dentro de los 36 equipos afiliados a la Dimayor. Es decir que si Millonarios recibe 100 pesos por que le transmitan sus juegos, Universitario de Popayán también.

Obviamente estos equipos “pequeños” no pagan la misma cantidad de dinero que uno “grande”. La nómina de los equipos de la B es mucho menos competitiva, por lo que los salarios que se reparten son menores. Los desplazamientos en bus son menos costosos que en avión por simple lógica y en muchos casos ni siquiera utilizan hoteles para los partidos de visitante, simplemente juegan el partido, se termina y se regresan. Pero por supuesto reciben enormes regalías gracias a la televisión.

America de Cali, Kienyke

¿Y las hinchadas?

Los equipos que son históricos, por esa misma razón acaparan la gran mayoría de fanáticos. Esto se puede ejemplificar con el caso de Itagüí y Envigado en Antioquia, que en sus encuentros como local no llevan a más de 5 mil personas.  A este paso la gente seguirá desapareciendo de los estadios, Fortaleza o Equidad no conseguirán llenar sus sedes, o tal vez lo hagan, pero gracias a las hinchadas de los rivales más fuertes, como Nacional, Santa Fe, Millonarios o Cali, entre otros.

No hay ninguna duda que en nuestro país el fútbol es el deporte más popular y por esa razón no se puede dejar acabar el amor que hay por este deporte. Con los equipos de la B en la primera división no solo el promedio de asistencia bajará, también el nivel futbolístico.

¿La solución?

Hay que replantear el sistema de torneo. Colombia es uno de los pocos países del mundo que aún mantiene los cuadrangulares finales. Un torneo largo donde el que haga más puntos se corone campeón, podría ser una de las medidas que se adopten para intentar salvar el Fútbol Profesional colombiano que perece estar destinado a la mediocridad.