Jugadores se pronuncian ante muerte de seguidora iraní

12 de septiembre del 2019

Reclamos y respuestas al Gobierno.

Iraní

Anadolu

Varios futbolistas iraníes expresaron su malestar por la inmolación de una fanática que iba a ser juzgada por el Tribunal de dicho país tras intentar ingresar a un estadio de fútbol para ver al club de sus amores.

Tras la revolución de 1978-1979 en Irán el nuevo gobierno prohibió la entrada de las mujeres a los estadios de fútbol.

Mohammad Taghavi, ex jugador del Esteghlal y la selección iraní, preguntó por el responsable de lo ocurrido, “¿quién tiene la respuesta a este desgarrador incidente? Ella era tan solo una mujer que quería observar a su amado equipo en el Freedom Stadium”, expresó.

A este voz de reclamo se unió Javad Kazemian, uno de los futbolistas iraníes más importantes se sintió avergonzado por el trágico destino que tuvo Khodayari. ”

“Todo esta me da vergüenza. Perdónanos si no pudimos hacer tu sueño“, comentó.

El detrás de la muerte de la fanática iraní

Una aficionada del fútbol falleció este lunes como consecuencia de las heridas provocadas tras prenderse fuego la semana pasada frente a un tribunal de justicia en Irán, según informó este martes la prensa de ese país.

La aficionada, según se dio a conocer, enfrentaba una sentencia potencialmente prolongada por intentar entrar a un estadio vestida de hombre. Sahar Khodayari, de 29 años, conocida como ‘la chica azul’, por ir vestida con el uniforme del club de futbol iraní Esteghlal, perdió la vida en el hospital de Mutahhari a pesar de todas las intervenciones que le practicaron.

Khodayari fue detenida el pasado mes de marzo cuando intentaba entrar en el estadio de Azadi, en la capital Teherán, para ver el partido entre Esteghlal y Al Ain, de Emiratos Árabes Unidos (EAU), juego perteneciente a la Liga de Campeones de la AFC.

Luego de cuatro días de arresto preventivo en la prisión de Varamin, Khodayari fue puesta en libertad condicional a la espera de ser juzgada.

La semana pasada Khodayari se prendió fuego frente al Tribunal Revolucionario Islámico en Teherán. Se cree que el motivo fue los posibles seis meses de cárcel a los que iba a ser sentenciada.

Con información de Anadolu

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO