Colombia le ganó a la peor Venezuela de la última década

Colombia le ganó a la peor Venezuela de la última década

2 de septiembre del 2016

Colombia le ganó a Venezuela, sí, por fin le ganó después de tres derrotas y un empate que es en realidad las veces que habían jugado en los últimos nueve años por eliminatorias y por Copa América. Más los años que los enfrentamientos, pero al fin y al cabo, cuatro eran muchos partidos de frustración frente a un equipo con el cual no debió sufrir tanto.

Vea también: Las sexys esposas de los jugadores de la Selección Colombia

Pero en honor a la verdad hay que decir que en esos cuatro partidos anteriores la Venezuela que había amargado a Colombia era totalmente distinta a la de este jueves primero de agosto, porque peleaba la eliminatoria, porque también le había ganado a otros importantes como a Uruguay y Argentina y en sus propios estadios, y porque se veía un equipo hasta con posibilidades de clasificar al primer mundial en su historia.

La Venezuela que jugó en Barranquilla, fue la peor selección de la última década. Venía en el último lugar de la tabla y lo demostró. Un equipo demasiado pobre, que hizo dos tiros al arco y el resto del partido estuvo sometido y que se salvó de una goleada gracias a su arquero y a la mala puntería de los jugadores de Colombia.

Si Colombia no le ganaba ésta vez a ésta Venezuela, hubiera sido peor  la frustración que todas las veces anteriores juntas.

Lo anterior no le quita mérito a la victoria de Colombia, pero es la verdad. No había rival, no hubo rival y puede que la vino tinto enrede a más de uno en lo que falta, pero Rusia seguro no será su primer mundial.

Ahora bien, la tarea había que hacerla bien y Colombia la hizo, hoy ya tiene los mismos puntos de Uruguay y Ecuador, sigue superando a Brasil y está a solo uno de Argentina que lidera la eliminatoria. Eso es lo que cuenta, eso es lo más importante. En un torneo tan difícil y tan cerrado como éste, no hay lugar para ceder puntos en la casa y mucho menos ante rivales inferiores y débiles como ésta Venezuela.

Además: ¿Quiénes son los bilingües de la Selección Colombia?

Colombia: Análisis de cada uno de los jugadores

Fue un partido bien concebido desde la formación porque resultaron acertados los cambios que Pekerman hizo. Muriel, que jugó desde el inicio, fue sorpresa, pero realmente jugó porque Teo Gutiérrez no se alcanzó a recuperar de una contractura muscular con la que llegó y que no solo le costó no jugar ante Venezuela sino también el segundo partido de ésta serie ante Brasil en Manaos. ( ya está de regreso a Argentina para recuperarse con el cuerpo médico de equipo, Rosario Central).

Pero lo de Muriel resultó no solo acertado, sino determinante. Fue el mejor de Colombia en el primer tiempo. El más activo, el que más inquietó, el que intervino en todas las jugadas de peligro, y quien habilitó de cabeza a Bacca, quien hizo el pase para el gol de James, que por el contrario, lucía desentendido del juego, pero que apareció como hacen los cracks en los momentos justos para marcar.

También fue acertado alinear a Stefan Medina como lateral derecho ante la ausencia por suspensión de Arias que es el titular de ése puesto. Medina pudo por fin quitarse de encima los malos recuerdos con la camiseta de la selección, que no le traen simpatías de la mayoría. Estuvo seguro atrás, ayudó en ataque, se le vio aplomado, serio, maduro y eso si que es importante en un puesto en el que no es habitual y que tantos dolores de cabeza le dan al fútbol colombiano para conseguir inquilino.

Así va la tabla de posiciones de las eliminatorias sudamericanas

Alt_Colombia-Daniel-Torres

Y Macnelly jugó de inicio porque era lo obvio, no solo por su gran nivel con Atletico Nacional, sino porque jugaba en su tierra y eso tenía que ser una motivación para él y lo fue. ¿Qué bien jugó! como el verdadero pasador, pudo haberse equivocado en dos o tres entregas, pero las que hizo fueron de una precisión y peligrosidad increíbles. Falló incluso varias que le quedaron, pero hizo el gol que le aseguró el triunfo a Colombia.

Macnelly es un jugador raro. Nadie puede discutir su talento, pero no siempre está encendido, también como los buenos focos, a veces se apaga y si su equipo depende de él, pues sencillamente su equipo no funciona. Le pasó muchas veces en su carrera y por eso a muchos no les convence. Pero el Macnelly 2015- 2016 es el encendido, no solo ayudó a ganar el titulo el año pasado de la liga, sino la Copa Libertadores de éste y Nacional juega a su medida. Había que llamarlo y había que ponerlo en la selección, y respondió.

Cuadrado se quedó en el banco también por razones válidas. Hace rato que no juega bien como titular en la selección, y hace rato que no juega mientras se definía si se quedaba en Inglaterra con el Chelsea o se concretaba un nuevo préstamo a Juventus, como solo hasta hace dos días se concretó.

Altt_-Colombia-Macnelly

No había más novedades y Pekerman no tuvo que rascarse demasiado la cabeza para conformar el equipo, pero acertó en lo que hizo.

Una victoria tan importante como esta, ante un equipo al que no se le había ganado hace tanto tiempo y que tantos problemas le había generado a Colombia en el pasado reciente, se celebra, se mira en la tabla y más se celebra, pero no puede esconder la enorme oportunidad que se perdió de golear, con lo determinantes que pueden ser los goles a la hora de resolver los empates en puntos en una eliminatoria tan cerrada.

En el pasado reciente, nunca vi a una selección Colombia fallar tantas oportunidades de gol.  En seis minutos del comienzo del partido ya había dilapidado tres, Macnelly apuntó mal, Muriel pateó muy abajo y se la sacó un defensa cuando no había arquero, y Bacca recibió un regalo de un defensa y no supo definir solo frente al arquero.

Debió ser goleada, pero desde el comienzo, no solo en el balance final. Y como el fútbol tiene esas cosas raras, otra vez gracias a Ospina que sacó un remate que tenía que haber sido gol, Colombia no estuvo por debajo en el marcador.

No se jugaba mal, se definía mal que de alguna manera también es malo. Y apareció James. ¿Estaba en el primer tiempo? No. Sus intervenciones eran tan intrascendentes que parecía que no estaba en el partido. Viéndolo jugar en ese primer tiempo, parecía darle la razón a Zidane. Pero después del gol que hizo, y del segundo tiempo que jugó, también ratificamos que lo que Zidane tiene es un mugre en el ojo que no se quiere quitar cada que hace la nómina del Real Madrid.

Alt-Seleccion-COLOMBIA-vs-Venezuela-P-

El talento de James en el segundo tiempo fue enorme. El gol que definió el partido, fue una joya suya. Un freno en el área, y un pase medido que le cayó preciso a Macnelly. Pero le metió otro  pase a Bacca y otro a cuadrado, y otro a Roger Martínez,  los tres tenían que ser gol y ellos los botaron.  Y le hicieron un penal y lo desperdició. Es decir, un jugador que en solo 45 minutos mete cuatro pases de gol, uno es gol, le hacen un penalti, tiene un balance superlativo, que solo tienen los diferentes y el es un jugador diferente. Solo que uno quisiera que estuviera así siempre y así no está siempre. Porque solo Messi es capaz de ser un peligro permanente los 90 minutos. En la Copa America fue igual, de luces y sombras y en el Real Madrid  por ser así es que no es titular y despreciado por su técnico.

En el fútbol todas las victorias son necesarias, no hay una que no lo sea. Pero hay victorias que dan campeonatos, que dan más alegrías, y otras que sirven para sacar conclusiones.

No hay que rascarse mucho la cabeza como Pekerman haciendo la nómina, para decir que ésta victoria se saborea pero no termina de disfrutarse tanto por la cantidad de goles que se perdieron. Es tan bueno generar las opciones como muy malo desperdiciarlas.

No es muy común que esto pase, a veces se generan solo dos y se marca una y con eso se gana. Entonces se dice que fue muy pobre la generación de juego pero que se ganó que era lo importante. Nunca estamos del todo satisfechos y el fútbol da para que todo el mundo tenga derecho a interpretar los partidos dependiendo de los resultados.

Bacca se mostró aburrido al final del juego y con toda la razón. Creo que pocas veces le había pasado perderse cuatro opciones tan claras frente al arquero y para rematar desperdiciar un penal. Se le perdona porque se sabe de su enorme capacidad goleadora, pero él no se lo perdona porque sabe que eso no debe suceder aunque pueda suceder.  A todos los goleadores del mundo les pasa.

Y a Colombia ayer le pasó que ganó un partido que tenía que ganar desperdiciando una goleada que se hubiera celebrado mucho más porque hoy marcaria una mayor diferencia frente a sus otros rivales y hubiera marcado una contundencia que sirve también para producir confianza y respeto de los demás, para las tareas venideras.

Que no se tome como una queja, ni un excesivo lamento, pero de las victorias también se aprende y también sirven para corregir.