Los nuevos pasos del arquero sobreviviente de Chapecoense

Facebook/Jackson Follmann

Los nuevos pasos del arquero sobreviviente de Chapecoense

6 de Marzo del 2017

Después de sobrevivir a uno de los accidentes más tristes de la historia del Fútbol, el que fue el arquero del equipo Chapecoense, Jackson Follmann, tuvo que empezar de nuevo.

Aquel fatídico 28 de noviembre, Follmann se convirtió uno de los seis afortunados que salió con vida de las montañas de Medellín, en el accidente que enlutó al mundo.

“Cuando me desperté en el hospital ya sabía que había pasado algo muy grave porque vi que estaba muy herido, me acordaba que la última vez que había estado bien era en el avión”, contó Follmann a los medios.

Dos semanas después de recuperar la conciencia en el hospital de San Vicente de Rionegro, volvió a su Brasil natal para no sólo lidiar el duelo por sus compañeros que se fueron, sino recuperarse de las múltiples heridas que habían quedado en su cuerpo.

“Mi mayor deseo fue ponerme de pie, caminar, (…) ir solo al baño, lavarme los dientes… Esas cosas sencillas que pasan desapercibidas para las personas”, explicó el jugador, quien perdió su pierna derecha como consecuencia de sus heridas.

Tres meses después del accidente, con el cuerpo lleno de heridas, el tobillo izquierdo seriamente lastimado, una operación en varias vertebras y recuperarse en varias fracturas, el jugador vuelve a estar en pie.

?

Una publicación compartida de Jackson Ragnar Follmann (@jacksonfollmann_) el

No ha sido un camino fácil, Jackson ha estado internado durante 56 días, y ha seguido cada una de las instrucciones y ejercicios propuestos por el doctor José André Carvalho. Con la misma dedicación con la que jugó fútbol durante 11 años, cuando dejó su hogar para jugar en el gremio de Porto Alegre, se ha adaptado a su nueva prótesis y ha realizado cada una de las sesiones en una sala llena de barandillas y ayudas para volver a caminar.

Su optimismo, su alegría y su dedicación han sido su fuerza para conseguir dar sus primeros pasos, de nuevo. Incluso, con todo su esfuerzo ha logrado ya caminar sin ayuda.

“Cuando comencé a dar mis primeros pasos sin muletas quería subir escaleras, bajarlas… Mi pensamiento era de hacer muchas cosas, aunque sé que todavía no puedo y tengo que respetar mi cuerpo”, relata el arquero.

Pasó tiempo en Sao Paulo, junto con su prometida, donde en una visita al centro nacional de deporte adaptado  practicó voleibol sentado, y su optimismo y ganas de seguir adelante se reforzaron. “Allí pude percibir una vez más que la limitación de las personas está en la cabeza. Si tienes la cabeza bien, con pensamientos positivos, puedes hacer muchas cosas”, declaró llenó de energía.

Sus sueños de atleta no se acabaron con el accidente. De hecho, aunque han cambiado, no se han detenido: “Soy un amante del deporte, no me veo como un exatleta, al contrario; me veo muy bien, más atleta que antes”. El jugador brasilero no descarta la idea de volver a las canchas como atleta paralímpico; aunque prefiere esperar y meditarlo con su familia antes de tomar una decisión.

 “Voy a tratar de familiarizarme con mi nuevo cuerpo y espero adaptarme rápido. Voy a practicar para lograr una mayor seguridad. Hay muchas cosas que quiero hacer y, en primer lugar, voy a aprender todo sobre mi nueva condición”, comentó Jackson Follmann.

Así, poco a poco y paso a paso, el que hubiese sido el arquero de Chapecoense comienza a reconstruir su camino.