KienyKe presente en la Copa América con Adolfo Pérez

KienyKe presente en la Copa América con Adolfo Pérez

4 de junio del 2016

El ya casi octogenario exentrenador argentino Carlos Bilardo decía: “jugar bien es ganar, la victoria justifica todo”. Vince Lombardi un técnico de fútbol americano se hizo famoso por la frase: “ganar no lo es todo, es lo único”.

Más allá del contenido de las dos frases que dan para la polémica, lo que si es cierto es que hay una enorme diferencia entre comenzar ganando un torneo y comenzar perdiendo. Es una obviedad sí, pero que significa mucho a la hora de los objetivos a corto y a largo plazo.

Son solo tres partidos en la primera ronda, ganar el primero, puede significar tener más de la mitad de la clasificación en el bolsillo y eso es bastante. Luego el primer objetivo, la primera prueba, ha sido superada desde el frio resultado.

Sería muy fácil analizar el fútbol solo por el resultado. No habría que ver los partidos. Bastaría preguntar cómo quedó y listo. Y como se trata de la Selección Colombia, varias cosas quedaron para decir después de su debut exitoso en ésta copa América Centenario.

La primera es que Pékerman no se complica con la alineación, una vez más vuelve a demostrarlo. El equipo que jugó, salvo Óscar Murillo, fue el mismo de la última victoria ante Ecuador en Barranquilla por las eliminatorias y que tuvo en Cardona el gran héroe de la victoria en la paz frente a Bolivia. Dos éxitos que nos pusieron de nuevo en carrera por el mundial de Rusia.

Selección Colombiana de futbol

Sánchez, una de sus piezas más importantes de la eliminatoria y el mundial de Brasil, sigue por fuera, aunque ya volvió al equipo. Hoy por hoy, Daniel Torres se volvió ese jugador imprescindible, al que no toca.

Y no cabe duda que para el técnico, Cuadrado, James, Cardona y Bacca son y van a seguir siendo sus jugadores titulares a la hora de armar el esquema ofensivo.

Salvo un remate de afuera y una pelota que salvó en la raya Sebastián Pérez, Estados Unidos no puso en aprietos la defensa de Colombia. Tuvo mucho más tiempo la pelota, pero ya se sabe que la posesión no es sinónimo de dominio ni mucho menos de superioridad sino se convierten en goles.

Y dejando de lado la importancia del resultado, eso fue precisamente lo que no gustó de Colombia, el mismo Pékerman lo reconoció al final del partido: “nos faltó tener más el balón. Estados Unidos nos afectó en lo colectivo. Nos costó encontrar el mejor funcionamiento, pero fue una buena experiencia”

Y precisamente es el entrenador el que no se debe quedar solo con el resultado. Todos los partidos y los rivales son diferentes. Y a veces no encontrar el funcionamiento y entregarle la posesión al rival, puede llegar a cambiar los resultados.

Colombia ganó porque encontró los goles en dos circunstancias lejanas a la elaboración permanente, el primero en un tiro de esquina cobrado por Cardona y finalizado brillantemente por Zapata que fue a buscar de cabeza y terminó rematando de primera con el pie como si fuera un delantero. Y el segundo en un penalti ocasionado por una mano que bien pudo no haber pitado el árbitro después de un centro de Díaz que no ofrecía mayor peligro. James cobró con una gran calidad y no le dejó opción al portero rival.

No hubo más elaboración de juego en el primer tiempo. La pelota fue de Estados Unidos y Colombia se arrimó, pero no generó nada importante en ataque.

Y en el segundo tiempo, Bacca estrelló en el palo su más clara opción de anotar y el partido se fue extinguiendo en medio de la correcta protección del resultado y las pocas opciones del rival.

Ciertamente Estados Unidos nunca puso en peligro la victoria colombiana. Fue un equipo pobre en espíritu y con un juego improductivo.

Cristian Zapata gol

Pero en este fútbol de hoy en donde la elaboración del ataque comienza desde la primera línea de volantes, o desde los defensas centrales, y no desde los que más manejo tienen, si hay que decir que esa tarea no fue muy clara. Sebastián Pérez puede ser el hombre, pero tiene que definir muy bien cómo hacerlo. Ayer se le vio desordenado y confundido. Lejos del buen jugador que es. Torres dedicado a hacer de Sánchez, puede perder esa visión de juego cuando se recupera la pelota. Y las intervenciones de Cuadrado y de James fueron chispazos cuando se pueden volver llamas para el rival cuando la precisión en el pase viene desde el fondo. Todo eso afecta el funcionamiento ofensivo y hace que Bacca esté o no esté en el partido. La mejor manera de aprovechar un goleador es que le llegue el balón y de la forma como jugó Colombia, el que más resultó damnificado fue precisamente el goleador del Milán.

En ese sistema de 2-3-1 el que más lució fue Cardona, es claro con el balón, le gusta el arco, y en la Selección ha convencido a Pekerman que lo tenía como emergente y hoy es clave en su manera de plantear los partidos.

Errores que no se ven graves porque el resultado termina siendo más importante y es lo que importa, pero ojo, no es lo único.

Los resultados suelen ser una consecuencia del juego y se está más cerca de conseguirlos cuando se funciona bien. ¿Qué es jugar bien? Funcionar bien. Tener control en defensa y ser muy insistente en ataque. Jugar bien no es tocar el balón para todos los lados para que en las estadísticas salga que la posesión ha sido de un porcentaje mayor que el rival. Eso no sirve. Le pasó ayer a Estados Unidos.

Al Barcelona de Guardiola o al actual, de nada le hubiera servido trasladar el balón y no prestárselo al rival, si no hubiera hecho goles y no hubiera ganado títulos.

Así que la posesión es importante cuando se transforma en goles e indudablemente se está mucho más cerca de conseguirlos si se tiene el control, eso no tiene discusión.

Comenzó bien la Copa América Centenario para Colombia, está cerca de pasar la primera ronda, pero estoy seguro que todos queremos verla jugando mejor y con toda seguridad que puede hacerlo.