El otro reto de Millonarios y Santa Fe

El otro reto de Millonarios y Santa Fe

5 de enero del 2017

Independiente Santa Fe y Millonarios tendrán, además de los torneos colombianos y la Copa Libertadores, un gran reto en este 2017: Recuperar dos jugadores cuyo pasado ha sido salpicado por actos de indisciplina.

Los entrenadores de los equipos de Bogotá y ellos mismos,  tendrán que trabajar  para consolidarse como refuerzos y no solo contrataciones que transiten sin pena ni gloria por la capital del país.

Santa Fe apostó por el volante Johan Arango, un deportista que no ha logrado ratificar su talento en la cancha debido a sus malos comportamientos que terminan por afectar su desempeño futbolístico.

En el Deportivo Independiente Medellín, Jaguares de México y Once Caldas, tuvo constantes problemas de indisciplina que lo hacían faltar a los entrenamientos y recibir sanciones económicas. Su futuro en 2017 parecía estar en la incertidumbre hasta que recibió el llamado de los ‘cardenales’.

De Medellín, por ejemplo, salió luego de que el entonces entrenador del equipo (mayo de 2016) Leonel Álvarez, señalara que no contaría más con él porque no había “aprovechado” la oportunidad.

“Al que no quiere estar hay que darle la posibilidad de que salga. ¿Por qué no quiere estar? Por su comportamiento, así que ahora continuamos en la búsqueda de la estrella. A él se le presentó la oportunidad de estar con grandes jugadores, un gran equipo y con una maravillosa hinchada”, apuntó el DT.

Sacarlo del DIM fue la consecuencia de repetidos actos de indisciplina, entre los que se incluye la inasistencia a los entrenamientos.

“Si algo tengo yo es que no margino a ningún futbolista, pero sí hay unos códigos internos que tienen que respetar. Por ahora, no será tenido en cuenta hasta que reflexione, reaccione y se dé cuenta que esto es Medellín. Faltar a un entrenamiento, es grave”, aseguró Álvarez; un mes después decidió marginarlo del equipo.

En Once Caldas también tuvo capítulos poco agradables. La prensa local aseguró que en noviembre de 2015, tras un partido en el que el equipo blanco ganó 3-0 al Cortuluá, Arango “se emparrandó el jueves por la noche, llegó a su apartamento, hizo más ruido de lo acostumbrado y los vecinos se quejaron con la Policía y en las redes sociales”.

El equipo negó la versión e indicó que el volante no fue al siguiente entrenamiento por “problemas estomacales”.

El cinco de diciembre del 2014 se conoció que Arango llegó tarde a prácticas, incluso dio positivo en el alcoholímetro.

Lea también: Los deportistas adictos al sexo

Millonarios, por su parte, aún no se refuerza como su hinchada espera y lo manifiesta en redes sociales. Al equipo azul llegó Juan Guillermo ‘Carachito’ Domínguez, futbolista que salió del Junior de Barranquilla por su poca continuidad.

Mucho se habló de la salida del ‘Carachito’ debido a sus problemas de indisciplina. Él y las directivas solo querían una trasferencia que beneficiara a ambas partes sin confirmar los rumores que nunca dejaron de sonar en la capital del Atlántico, respecto al comportamiento inadecuado del deportista.

En septiembre de 2014, el nombre de Domínguez estuvo  involucrado en una fuerte pelea que se registró en el interior del camerino del Junior.

En aquella oportunidad, Victor Danilo Pacheco, quien era asistente Julio Comesaña, se fue a los golpes con Luis Quiñones.

Según la dijo la prensa de Barranquilla en ese momento, Domínguez se metió en la pelea, intentó apartar a Quiñones del zafarrancho y de paso  insultó a su jefe (Comesaña) por haber sacado del partido contra Llaneros, a su hermano Álvaro Domínguez.

Días después, Comesaña lo excluyó de la práctica por “irrespeto al cuerpo técnico”.

El nuevo jugador de Millonarios se refirió al tema en una carta que publicó en redes sociales:

“Ni este miércoles ni en ningún otro momento de mi carrera como futbolista profesional, tanto en Colombia como en el extranjero, me he visto envuelto en situaciones de indisciplina y menos de llegar borracho a algún entreno o partido, como así lo quieren ver algunos que dicen ser ‘periodistas’, ni he golpeado a compañeros ni mucho menos recibido golpes en camerino, lo que sucedió el miércoles lo han comentado personas que hablan sin ningún argumento válido. El error mío fue intervenir en una situación queriendo el bienestar del club”.

Alt Santa Fe y Millonarios

Algunos mencionaron que en el contrato de Domínguez hay una cláusula que castigaría cualquier problema extradeportivo.

Otros jugadores indisciplinados en Santa Fe y Millonarios

Los ‘cardenales’ ya se han reforzado con jugadores que tuvieron problemas de comportamiento en otros equipos y los resultados han sido positivos para el club rojo.

Daniel Torres llegó a Santa Fe en 2012 cuando los problemas de alcohol lo tenían relegado de Atlético Nacional, el volante veía cómo su carrera podía irse al estanco y en compañía del equipo capitalino y la fe, logró recuperarse para llegar al balompié europeo. Hoy es pieza clave de la Selección Colombia dirigida por José Pékerman.

Además le puede interesar: Reaccionan con humor al mensaje de Daniel Torres a Juan Manuel Santos

Wilder Medina también se suma a las victorias del equipo ‘cardenal’ en recuperar futbolistas. Su problema con la marihuana logró ser cambiado por goles que lo llevaron al fútbol ecuatoriano.

“Primero me fijo en la condición humana”, respondió el presidente de Santa Fe, César Pastrana, cuando le preguntaron por estos jugadores que protegió y ayudó para que no perdieran sus carreras deportivas.

Jefferson Cuero y Luis Quiñones, ambos en el fútbol mexicano, fueron los últimos jugadores con problemas de indisciplina que Santa Fe tuvo y recuperó para transferirlos al exterior por buenas cifras económicas.

Millonarios también tiene sus triunfos con jugadores indisciplinados, el caso más recordado es el de Dayro Moreno, delantero goleador del Tijuana de México.

Dayro llegó al equipo luego de su paso con el Once Caldas y el Junior. Su capacidad goleadora siempre ha estado vigente pero sus noches de fiesta no le permitían salir del balompié colombiano.

En Millonarios anotó 29 goles en un año (2013 y 2014), cifra que lo dejó como artillero del balompié nacional y que produjo su transferencia al fútbol mexicano. Con el Tijuana marcó 11 goles en la última temporada, su gran participación en el torneo lo llevó al equipo ideal de la liga de ese país.

Los episodios de indisciplina en el fútbol colombiano parecen ser una normalidad. Después de la final del Deportes Tolima y Santafe, los jugadores del equipo de Ibagué celebraron con fiesta y licor el inicio de sus vacaciones, festejo que no cayó bien en muchos hinchas porque horas antes se había perdido la definición de la Liga Águila.