Salvador Cabañas: “Me disparó porque pensaba que robaba a México”

Salvador Cabañas: “Me disparó porque pensaba que robaba a México”

21 de Septiembre del 2016

Salvador Cabañas fue un delantero de la selección paraguaya que, por varios años, se encargó de ser verdugo de las defensas rivales. Sin embargo, su vida tuvo un episodio que lo marcaría para siempre. El 25 de enero de 2010, el exjugador fue víctima de un balazo en la cabeza. El disparó no acabó con su vida, pero sí con su carrera deportiva.

Lea también: Daniel Torres se confiesa y cuenta cómo salió del alcoholismo

La bala llegó a su cráneo y aún permanece allí. Entender que su carrera como futbolista había acabado fue un golpe fuerte, como él mismo lo dice. Las noches de tristeza y desconsuelo parecían no terminar. El Mundial de Sudáfrica que meses antes del incidente soñó jugar, le tocó verlo desde la distancia.

Salvador Cabañas se arrepiente de haber estado en esa discoteca ese día: “Qué hacía en una discoteca a esa hora, me arrepiento de eso”, confesó el paraguayo al canal Movistar+.

Además le puede interesar: Árbitro de la final de la Copa América fue confundido con un narcotraficante

¿Por qué le dispararon a Salvador Cabañas?

En ese bar un hombre se le acercó a discutirle. Cabañas era goleador y figura del América de México, por eso estaba acostumbrado a insultos de los hinchas rivales y alagos de sus fanáticos. “Él llegó y me dijo que yo robaba a México. Yo le respondí que solo hacía mi trabajo”, afirmó el exfutbolista.

“Sacó su arma y me apuntó en la cabeza, le dije que no tenía miedo”. La situación se tornó angustiosa, el agresor temblaba y, ante la firmeza de Salvador, no dudó en disparar. “Me exigió pedir mi último deseo. Antes del ataque le dije que no temblara si era un asesino, que disparara y ya”, segundos después, el tiro llegó a la frente de Cabañas.

El paraguayo tenía una oferta del Manchester United, esa que se escapó de sus manos junto a su carrera profesional.

También perdió dinero y a su familia. “Mi exrepresentante junto a mi mujer me robaron las cuentas, no me dejaron nada”, afirmó.

Su corazón es tan grande como su habilidad para anotar goles: “Perdoné al hombre que me hizo eso. Me truncó la carrera de futbolista, pero voy a luchar para seguir bien”.

Con 36 años, Salvador Cabañas anhela ser entrenador de su selección, la misma que defendió con éxito por más de cuatro años. “Sueño con ser técnico de Paraguay algún día”.