“Triste que las dos hinchadas no puedan estar juntas”

11 de diciembre del 2017

Gregorio Pérez, entrenador de Independiente Santa Fe, palpita la final de Liga Águila.

Gregorio Pérez

Gregorio Pérez asumió el mando de Independiente Santa Fe el día 13 de junio de 2017, una fecha que tiene muy grabada en su cabeza. Al país llegó con una maleta llena de esperanza y de mucho mate, “porque nunca puede faltar”. Su única ilusión: ser campeón del fútbol colombiano.

Han pasado casi seis meses desde que arribó a Bogotá y aún mantiene su rutina. Despertarse a las 5:00 de la mañana en el hotel, su hogar; desayunar y mirar en el computador las últimas noticias del momento.

“A estas alturas no cambio nada, nos concentramos horas antes del partido pero el resto del trabajo no se modifica”, señaló Pérez a KienyKe.com.

Gregorio es tranquilo y conciso con todos los detalles dentro de la cancha. Cada palabra que sale de su boca transmite el mensaje que desea. Tal vez esa fue la clave para que los futbolistas ‘cardenales’ adoptaran el estilo de juego aguerrido que el entrenador les plasmó desde la primera charla táctica.

Con una defensa sólida y un ataque voraz, el uruguayo se instaló en la final de Liga Águila. “Sus leones”, como son llamados al pisar la grama del Campín, devoraron y terminaron con las defensas rivales.

“Llegamos hasta aquí con trabajo y ahora se viene la final. Hay morbo porque es una definición capitalina y eso le da un toque extra. Será muy especial en todos los sentidos. Deseamos el triunfo”.

El mérito de llegar a la instancia definitiva del certamen colombiano no se lo quita nadie. De hecho, para el estratega, “los dos clubes llegaron hasta ahí por fútbol y constancia”.

Sin embargo, hay un aspecto que el estratega no quiere dejar pasar por alto: que la hinchada visitante no tenga entrada en los dos partidos: “Es lamentable jugar en la misma cancha con ambientes distintos. Lo ideal sería tener a las dos fanaticadas juntas”.

Es vital que se viva una fiesta y que todo mundo esté en paz. Así de simple.

Como buen estratega uruguayo, prefiere omitir al máximo los detalles de cómo contrarrestar las cualidades del rival. Aunque se guarda sus secretos y hasta sus cábalas, admite que el equipo de Miguel Ángel Russo “es compacto y bien trabajado. Demostró con su juego que puede llegar muy lejos”.

Por Russo solo tiene admiración y respeto. El uruguayo, similar a su colega argentino, llegó a tierras colombianas como un forastero con hambre de triunfo. Las mieles de ser campeón no son fáciles de conseguir y eso lo saben Gregorio y Miguel Ángel, dos entrenadores fieles a un estilo reacio en el campo de juego.

“No hablo de los demás, pero cuando se llega a la final uno siente orgullo por sus jugadores. Eso indica que algo se hizo bien”, apuntó el técnico ‘cardenal’.

El estratega confía en sus jugadores y eso se demostró con el sistema de rotaciones que utilizó a lo largo del torneo para evitar el desgaste físico de sus deportistas.

Leandro Castellanos, portero titular de Santa Fe, se perderá la final de liga debido a la lesión que sufrió en la cadera en el juego de semifinales en Ibagué ante Deportes Tolima.

“Castellanos tendrá que recuperarse en las próximas semanas. No estará en la final y volverá lo más pronto posible. Los muchachos que están a disposición darán lo mejor de sí”, manifestó el entrenador sobre el estado de salud del portero.

Mientras toma un mate y ve algunos de los videos que le enseñará a los jugadores horas antes del partido, Gregorio le envía un mensaje a la hinchada ‘cardenal’, su hinchada: “Queremos que nos acompañen y tengan mucha fe. Haremos lo posible para cumplir nuestro sueño de la décima estrella”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO