Santa Fe y Millonarios, más fricción que fútbol y talento

19 de septiembre del 2018

El estadio Nemesio Camacho ‘El Campín’ se vistió de rojo y azul para recibir un nuevo clásico en Bogotá, esta vez por los octavos de final de la Copa Sudamericana. Pasaron 42 años para presenciar nuevamente un encuentro internacional entre los dos clubes más importantes de la capital. Sin Wilson Morelo (suspendido) y sin Carmelo […]

Independiente Santa Fe

El estadio Nemesio Camacho ‘El Campín’ se vistió de rojo y azul para recibir un nuevo clásico en Bogotá, esta vez por los octavos de final de la Copa Sudamericana. Pasaron 42 años para presenciar nuevamente un encuentro internacional entre los dos clubes más importantes de la capital.

Sin Wilson Morelo (suspendido) y sin Carmelo Valencia (inhabilitado), los dirigidos por Guillermo Sanguinetti, con una formación 4-2-3-1, saltaron a la cancha con Róbinson Zapata en el arco; Carlos Arboleda, Héctor Urrego, Carlos Henao y Nicolás Gil en la defensa; Yeison Gordillo y Baldomero Perlaza en la primera línea de volantes; Juan Daniel Roa, Diego Guastavino y Luis Manuel Seijas como volantes mixtos y de ataque para conectar en la parte de adelante con Arley Rodríguez, como único delantero.

Por su parte, Miguel Ángel Russo dispuso de Wuilker Fariñez en la portería, Felipe Román, Ánier Figueroa, Andrés Cadavid y Omar Bertel en la defensa, César Carrillo y Juan Domínguez como volantes de recuperación; Cristian Marrugo y Oscar Barreto como volantes ofensivos para asistir a Ayron del Valle y Gabriel Hauche, con una formación 4-2-2-2.

Inició el primer tiempo y Santa Fe se adueñó del campo. Durante los primeros 20 minutos el dominio fue del cuadro rojo. Seijas y Guastavino lideraron el ataque y generaron conexiones con Arley Rodríguez, quien hacía las veces de pívot, para receptar el balón y asistir a sus compañeros. Las bandas también fueron protagonistas, los laterales Arboleda y Gil acompañaron las jugadas, realizaron un par de centros, pero sin ninguna opción clara de gol.

Entretanto, Millonarios juntaba sus líneas y se defendía de la posesión cardenal. A partir del minuto 25 se equilibró el encuentro. Oscar Barreto tuvo una opción clara de gol tras un error garrafal de Nicolás Gil, pero el portero de Santa Fe estaba atento y resolvió de buena manera.

Transcurrieron los minutos y los pases eran imprecisos en ambos bandos. Mucha fricción y poco fútbol en la capital. Uno que otro destello, pero sin chispas en el juego ofensivo.

Comenzó el segundo tiempo y Yeison Gordillo avisó con un tiro de media distancia que golpeó en el travesaño del arco de Millonarios. Avanzó el juego y hubo tiros libres de lado y lado. 40 faltas cometidas durante los 90 minutos: 21 para Millonarios y 19 para Santa Fe. Una de ellas terminó en roja, por doble amarilla de César Carrillo, en el conjunto azul.

Se realizaron cambios de lado y lado. Una que otra aproximación, pero todo siguió igual. Ni fútbol ni goles. Un clásico para el olvido, según muchos seguidores. 24.854 espectadores fueron testigos de un cero a cero sin magia y con poco talento en sus jugadores. Y de seguro, el partido de vuelta podría ser igual: cerrado y sin opciones claras. O… ¿algún equipo tendrá la valentía para arriesgar y avanzar en el certamen internacional?

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO