17 años de la primera medalla de oro en Juegos Olímpicos

21 de septiembre del 2017

María Isabel Urrutia fue la artífice del logro.

alt personas afro María Isabel Urrutia

Foto: @MariaIsaUrrutia

Hace 17 años la deportista María Isabel Urrutia ganó la primera medalla de oro para Colombia en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 en la categoría de los 75 kilógramos. La atleta vallecaucana se impuso en los enviones y en sus brazos soportó el peso de un país que anhelaba bañarse de triunfo por primera vez en unas olimpiadas.

Desde ese día los pesistas colombianos ganaron un reconocimiento porque el primer lugar de Urritia abrió las puertas a otros atletas que soñaban llegar a las magnas competencias.

Óscar Figuera, Luis Javier Mosquera, entre otros, son algunos casos de deportistas que también lograron probar las mieles del triunfo en el levantamiento de pesas.

Hoy la exatleta tiene 52 años y se encarga de motivar y preparar a los nuevos talentos del país como el caso de Estiven Villar, joven que ocupó el sexto lugar en el Mundial Sub 17.

Como entrenadora, María Isabel cree que su responsabilidad es vital para que los jóvenes desarrollen las técnicas necesarias que los conviertan en deportistas de primer nivel.

Urrutia, además de la presea olímpica, también fue protagonista en varios juegos sudamericanos y nacionales. Aunque tuvo muchos obstáculos en su carrera deportiva, nunca bajó los brazos, ni siquiera cuando las pesas parecían vencerla.

La alegría que la pesista sintió el día de su triunfo en Sidney se revive cada vez que escucha el himno nacional. Incluso cuando ve que sus compatriotas obtienen una victoria se siente satisfecha porque sabe el sacrificio que debe hacer un deportista para figurar en cualquier disciplina.

Como muchos de los atletas en la actualidad, la vallecaucana entiende que la mejor forma de colaborar a los jóvenes es estando ahí con ellos en su preparación.

“Es importante trabajar para que el futuro sea mejor y cualquier grano de arena siempre servirá para aportar”, es una de las frases de Urrutia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO