Así juega Bélgica, la generación dorada

Así juega Bélgica, la generación dorada

13 de noviembre del 2013

La última Copa del Mundo en la que Bélgica participó fue la disputada en Corea y Japón durante 2002. Aquella vez, Brasil, que a la postre sería campeón, mandó a casa a los ‘Diablos Rojos’ de Europa. Seguramente ninguno de los que conforman la actual selección creyó que tardarían tanto en volver a un mundial; seguramente ninguno creyó el potencial con el que iban a contar al momento de regresar.

Así llegará al mundial

Bélgica cayó en un grupo plagado de rivales fuertes en la eliminatoria europea. A pesar del potencial con el que cuenta, la frustración de no haber llegado a la Euro 2012 había calado hondo en el ánimo de los aficionados. Además, Croacia se levantaba como el mejor equipo de la zona. De principio a fin fue un mano a mano entre los belgas y los balcánicos, que se dimitió en el duelo directo en Zagreb donde los ‘Diablos’ ganaron con autoridad y de paso certificaron el boleto a Brasil.

[youtube width=”540″ height=”360″]https://www.youtube.com/watch?v=zSTbrBuKlg8[/youtube]

Los goles de Lukaku que le dieron el boleto para Brasil a Bélgica

La fortuna ayudó a que se conformara la generación dorada, puesto que en un corto tiempo todos los que prometían convertirse en grandes figuras a nivel mundial, cumplieron. Enseguida, Bélgica pasó de tener un plantel de jugadores de la liga local, a tener una plantilla capaz de conformar dos equipos de altísimo nivel, aunque muy joven.

El plantel

La juventud es lo que prima en la selección belga, aun así no se trata de un conjunto inmaduro. La solidez conseguida por Thibaut Courtois (Atlético Madrid) en las últimas temporadas da garantía en el arco. Sin embargo, no es el guardameta el único responsable de crear un cerrojo para que los ‘cracks’ de adelante se luzcan. Thomas Vermaelen (Arsenal) y Vincent Kompany (Manchester City) son la garantía en la zona de centrales, mientras que por los laterales Toby Alderweireld (Atlético Madrid) y Jan Vertonghen (Tottenham) se han hecho dueños.

Pero lo verdaderamente atractivo de Bélgica está del medio hacia adelante. Todo empieza con un perro de presa en el medio, Axel Witsel (Zenit). A su lado, Marouane Fellaini (Manchester United) maneja los tiempos siendo el termómetro entre defensa y ataque. Luego, el entrenador decide alinear a jóvenes con mucha velocidad pero ante todo técnica: Kevin De Bruyne (Chelsea), Nacer Chadli (Tottenham) y la gran joya, Eden Hazard (Chelsea).

Selección Bélgica, Fútbol, Kienyke

La generación dorada de Bélgica. Para muchos, mejor que la de 1986.

Adelante existe una gran lucha por ser el centro delantero, pero Christian Benteke (Aston Villa) saca una cabeza de ventaja. Sin embargo, quien firmó el pasaporte a Brasil fue Romelu Lukaku, que a pesar de eso arranca la mayoría de encuentros como suplente. Otras figuras que esperan su oportunidad son Steven Defour, Simon Mignolet, Dries Mertens, Moussa Dembele, Zakaria Bakkali y el eterno Daniel Van Buyten que es rueda de auxilio cuando falta uno de los centrales.

El entrenador

Marc Wilmots tiene una cuenta pendiente con los mundiales. Estuvo como jugador en la última a la que Bélgica asistió y ha sido el encargado de regresarlos 12 años después. Durante ese periplo, Wilmots divagó en el ocaso de su carrera y luego se dedicó a la política. Afortunadamente para esta generación de jugadores al entrenador no le fue bien y se dedicó a la carrera de director técnico.

Wilmots Hazard, Kienyke

Marc Wilmots sabe lo que es jugar mundiales. Disputó cuatro en su carrera.

No obstante, la selección de Bélgica le llegó muy temprano a Wilmots. A pesar de los buenos resultados, aún no ha sido puesto a prueba y no se sabe si los éxitos belgas vienen por su habilidad o si el caudal de grandes jugadores es suficiente para que los resultados se le den.

La figura

En una constelación de estrellas, Eden Hazard es el llamado a ser la gran figura. Sin embargo, el ‘Duque’ no cuenta con la plena confianza de Wilmots que lo ha usado de manera esporádica y en la mayoría de ocasiones lo ha dejado en el banco. Cuando lo usa, lo hace jugar por izquierda siendo el hombre más adelantado del mediocampo acompañando al delantero.

Eden Hazard, Bélgica, Kienyke

Eden Hazard es solo una de las estrellas que conforman la generación dorada.

A Hazard le falta refrendar de manera constante y continúa todo lo que insinúa tanto en Chelsea como en la selección, pero sin duda su desequilibrio individual hace que todos los reflectores apunten hacia él. La garantía que tiene es que de no funcionar, jugadores como Fellaini, Benteke, De Bruyne o Lukaku pueden tomar la posta como gran figura de los ‘Diablos Rojos’.

El ausente

La generación dorada no tiene cupo para todos y están los que la afición exclama. Pero entre los que iniciaron el proceso y hoy no están se encuentra el delantero Igor de Camargo. Sin duda usar solo un punta de lanza le restó posibilidades al jugador que actúa para Standard Liege, que deberá espera un milagro o un infortunio de uno de sus compatriotas para ir a tierras brasileñas.

Igor De Camargo, Kienyke, Bélgica

Igor De Camargo está en sala de espera por un cupo en la selección.

Modelo de juego

La gran velocidad de los jugadores belgas permite que el sistema táctico varíe hasta en tres formaciones diferentes. Sin embargo, los dirigidos por Wilmots parten de un 4-2-3-1 que, contrario a lo que se pueda pensar, no siempre apuesta por la posesión. Una vez recupera la pelota los ‘Diablos Rojos’ se transforman al punto de jugar con un novedoso 4-1-4-1 con el adelantamiento de Fellaini, o un 4-3-3 más agresivo si así el partido lo amerita. Los laterales no pasan al ataque de no ser necesario, privilegiando la solides defensiva.

Formación Bélgica, Fútbol, Kienyke

En Twitter: @RomanGomez 

Lea también: Así juega Holanda, el rey sin corona

Lea también: Así juega Brasil, el anfitrión