Brasil encendió la fiesta con una agónica victoria

Brasil encendió la fiesta con una agónica victoria

12 de junio del 2014

La fiesta dio inicio. La espera, de cuatro largos años dio punto final. Primero el show, que para muchos fue flojo, pero que Pitbull y Jennifer López salvaron del ridículo. Luego fue el turno de  la selección anfitriona. Brasil tenía la responsabilidad ante Croacia, un enigma antes de iniciar el encuentro.

Los himnos sonaron y las lágrimas se hicieron presentes en los jugadores locales. Son los héroes que tienen en su poder borrar aquel ‘Maracanazo’ que sucedió 64 años atrás. De la emoción al fútbol y el árbitro Yuichi Nishimura dio inicio a la vigésima copa del mundo. Ahí, se supo que equipo era Croacia, un rival ordenado que no se iba a conformar con ser un actor de reparto.

Y así lo sintió Brasil. Conforme pasaron los minutos, la paciencia verdeamarelha se transformó en desespero. No hubo espacios libres que los balcánicos dejaran a merced de los locales. Entonces, llegó el susto inicial. El equipo europeo salió de forma veloz por la izquierda comandado por Ivica Olic que envió un centro raso para que Jelavic la embocara. El delantero falló pero alcanzó a pellizcar la pelota, lo que descontroló a Marcelo, que sin quererlo mandó el balón a su propia puerta.

Brasil Croacia Gol C - Getty_opt

Los locales quedaron atónitos. Su copa, la que esperaron por décadas, le empezaba cuesta arriba. Con el gol a favor, los croatas se cerraron aún más. Los genios brasileños no encontraban la lucidez necesaria, salvo por Óscar, que insinuó peligro cada vez que hizo contacto con la pelota.

Los croatas continuaron con sus libretos y estuvieron a punto de silenciar por segunda vez a la Arena Corinthians. Pero fallaron y en Brasil, ante el pentacampeón, es pecado mortal. óscar recuperó una pelota en el medio del campo y entregó a Neymar que con su particular forma de moverse se acercó al pórtico y de media distancia remató un poco débil con pierna izquierda, pero tan esquinado que besó el palo izquierdo del portero Pletikosa y empató un vibrante juego inaugural.

Brasil Croacia Gol - Getty_opt

Brasil evitaba el ridículo, pero no era suficiente. El ‘Scratch’ salió en el segundo tiempo a cumplir con su promesa y ganar el partido ante la gente de Sao Paulo. Pero la anemia en ofensiva fue evidente, por lo que necesitó de una ‘mano amiga’ para destrabar el enredo.

En uno de los tantos envíos al área croata, Fred recibió de espaldas marcado por Lovren, lanzó el balón atrás mientras se desplomó por una supuesta infracción. El juez japonés compró y pitó un penal más que dudoso a favor del equipo anfitrión. Neymar tomó el balón, le fijó la mirada y evitó el baile del arquero rival que buscó desconcentrar al pateador. De derecha, cruzado, el 10 levantó la mirada y vio como con suspenso, el balón venció las manos de Pletikosa.

Desahogo en el estadio Itaquerao, Brasil estaba por primera vez arriba en el marcador. Ahí apareció el famoso ‘jogo bonito’ a cuenta gotas. Esas, que fueron necesarias para calmar los ánimos de la gente. Con el credo en la boca y luego que Julio César atajó un gran balón, el arquero rival no pudo hacer lo mismo y Óscar encontró su merecido premio con un gol ayudado por la mala reacción de Pletikosa.

Brasil 3-1 Croacia - Getty_opt

Al final, Brasil le dio una alegría a sus aficionados que se van de esta jornada inaugural con un sabor agridulce: arrancó la copa, su copa, pero el ‘Scratch’ no convence.