Chespirto y su amor por el fútbol

Chespirto y su amor por el fútbol

28 de noviembre del 2014

Ser bajito y delgado no impidió que Roberto Gómez Bolaños pensara en algún momento de su vida en ser futbolista. Sin embargo la aritmética y el humor lo llevaron por otro camino. Pelé y Diego Armando Maradona en la vida de Cehespirito

Reír y hacer reír fue su destino, pero el amor por la pelota no se esfumó tan fácil. En los personajes que el Shakespeare latinoamericano inmortalizó, la pasión por el fútbol fue evidente.  Momentos dorados de la vida de Chespirito

En frases como  como:”Gooooool de Borja” o “Yo le voy al Necaxa”, Chespirito mostró que el fútbol, la pobreza y el humor, son parte fundamental del pueblo latinoamericano.

El la vecindad del Chavo se jugaron desde finales de un campeonato del mundo, hasta destempladas tandas de penalistis con una pelota gigantesca de playa como protagonista. Lea también: La burla de Roberto Gómez Bolaños a los narradores deportivos

En esa vieja vecindad, set principal del Chavo del 8 durante más de 25 años, se dejaron a un lado muchas veces los agravios, las cachetadas y las rentas atarasadas, solo por hablar de la pelota. El Señor Barriga era hincha del Monterrey y Don Ramón decía ser fanático del mismo club para que no le cobraran la renta, el Profesor Girafales  y su eterna enamorada, Doña Florinda, entonaban una destemplada canción para  alentar a  los Pumas de la UNAM.

A trompadas, El Chavo se ganaba el derecho de ser Enrique Borja, delantero mexicano en los mundiales de 1966 y 1970, mientras La Chilindrina con una paleta gigante en la mano, hacía las veces de cronista deportiva.

El día que prohibieron jugar fútbol en la vecindad

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=KZnzatxOi8Y[/youtube]

El amor de Chespirito por el fútbol llegó a tal nivel que en 1978 hizo una película sobre el tema. La historia de un atolondrado aguatero del América, equipo del que Roberto Gómez Bolaños era fanático, tuvo tanto éxito que en 1982 se hizo una segunda parte.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=_SU3ewITicM[/youtube]

Años después, Roberto Gómez Bolaños confesó que el fútbol moderno le parecía poco atractivo, debido al constante uso de la trampa y el engaño para sacar ventaja del rival, es indudable que el vínculo entre el balón y el hoy desaparecido actor y comediante siempre estuvo lleno de risas y aprecio mutuo.

Muy joven, cuando comenzó a escribir sus libretos, aprendía con juicio las leyes que rigen la gramática del idioma castellano. En El Chavo de 8, su creación más famosa, los personajes solían hacer burlas de los cronistas de fútbol. Incluso, en una canción del programa llamada ‘La brujas’, se dice en una estrofa: “Brujas hay que también te convierten en bache, en mango de sartén o en correa de guarache. En baba de caracol o en patín usado. En cronista de fútbol o en abogado”. Gómez Bolaños se burlaba de las expresiones de los locutores y de sus desatinos.