Muertes fulminantes en el fútbol

Muertes fulminantes en el fútbol

29 de julio del 2013

El fútbol es una fiesta, pero también tiene momentos tristes. La partida de Christian Benítez se suma a otros casos de muertes de futbolistas en actividad. Con 27 años de edad y en la cúspide de su nivel futbolístico, ‘Chucho’ deja este mundo siendo goleador del torneo mexicano en el último semestre, y con muchas posibilidades de asistir a la Copa Mundial de Brasil, el próximo año con la selección ecuatoriana. Tras disputar un partido el domingo, Christian empezó a sentirse con dolores en el estomago, y tras detectársele peritonitis, fue víctima de un paro cardiorespiratorio.

Christian Benitez, Kienyke

Otro que perdió la vida fuera del campo de juego fue Dani Jarque. El futbolista ibérico, a las órdenes del Espanyol, donde hizo toda su carrera deportiva, murió a los 26 años mientras su equipo andaba de pretemporada. En una noche, Jarque hablaba con su novia y fue víctima de un paro cardiaco que lo dejó sin energía, lo que se conoce como asistolia. Su compañero de habitación, Ferrán Corominas fue el primero en darse cuenta. Tras dar aviso, el capitán del equipo periquito murió en el hospital al que fue llevado.

Dani Jarque, Futbolista, Kienyke

Las muertes más recordadas son las que se han presentado en el terreno de juego. ¿Cómo olvidar aquella semifinal de Copa Confederaciones en Francia, donde en la semifinal entre Camerún y Colombia, Marc Vivien Foe se desplomó en el mediocampo, debido a un ataque cardíaco? A pesar del esfuerzo medico, la noticia de su deceso sería confirmada minutos después.

Marc Vivien Foe, Futbolista, Kienyke

El húngaro Miklós Feher actuaba para Benfica cuando en partido frente a Vitoria Guimarães el jugador cayó por un paro respiratorio. El partido fue inmediatamente suspendido. Misma suerte correría Piermario Morosino, a las órdenes de Livorno. En duelo ante Pescara por Serie B italiana, el futbolista se desvaneció. Moriría una hora después de ser atendido por los médicos.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://www.youtube.com/watch?v=MwuhzIRgFzc[/youtube]

A pesar de los fatídicos casos, el mundo del fútbol puede contar de alguien que se salvó de otra muerte fulminante. Fabrice Muamba, jugador de Bolton Wanderers, sufrió un infarto en un partido contra Tottenham, pero afortunadamente fue rescatado por los médicos. Días después, el congolés fue dado de alta, aunque jamás volvería a jugar de manera profesional.

Benítez vuelve a abrir el debate sobre los cuidados que debe mantener un futbolista. A pesar que aún no se determina a ciencia cierta las causas del paro, lo cierto es que otro jugador ve su futuro truncado por causa de la muerte. Algunos se van, otros afortunadamente logran salvarse, sin embargo la muerte sigue siendo un visitante no grato en el planeta fútbol.