Colombia consiguió una victoria de diez ante Costa De Marfil

Colombia consiguió una victoria de diez ante Costa De Marfil

19 de junio del 2014

Esta vez la cita con la historia fue en Brasilia. La fecha era la idónea para escribir un capítulo victorioso más en el libro dorado colombiano. Hoy hace 24 años, Freddy Rincón fue el autor del gol más recordado en la historia de Colombia y con la misma hambre de gloria saltaron al campo de juego del Mané Garrincha los mismos hombres que le dieron la primera alegría del mundial al país el sábado pasado ante Grecia.

Desde el primer minuto, Colombia se hizo a la posesión de la pelota para agredir a Costa de Marfil. Sin embargo, los ‘Elefantes’ plantaron una muralla defensiva que fue difícil de penetrar. La táctica fue la gran protagonista, un paso en falso podría significar un gol en contra aunque por lo menos en la primera mitad no llegó.

Colombia estuvo más cerca del gol pero Teófilo Gutiérrez desperdició la opción más clara de gol del primer tiempo. En una de las pocas concesiones en defensa que dieron los africanos, un contraataque liderado por James Rodríguez puso mano a mano a Teo con el arco pero con la puntería ausente. Después de ese infortunio para Colombia, ninguno dio ventajas, el tiempo pasó y las aproximaciones al arco no llegaron.

Para la segunda parte la disposición de los dos equipos fue la misma. Tal cual se dio en el primer tiempo, las defensas férreas evitaron todo peligro hasta que una pelota parada puso la primera letra de este capítulo ganador. Un tiro de esquina cobrado por Juan Guillermo Cuadrado fue cabeceado por James Rodríguez y convertido en gol al minuto 63. El partido fue otro a partir de allí.

La necesidad de Costa de Marfil por un buen resultado abrió el encuentro. Los espacios para atacar fueron mayores y Colombia los aprovechó. Una vez más James. El ’10’ robó un balón en la salida de los marfileños, sin vacilar asistió a Teo y este a Juan Fernando Quintero quien definió con una tranquilidad y facilidad que pocos tienen. José Pékerman confió en el joven para buscar la victoria y Quintero no le falló.

No todo fue color de rosa. Costa de Marfil se repuso a los golpes que le propinó Colombia y por medio de su figura, Gervinho, encontró el descuento. Lo que minutos atrás era alegría se convirtió de repente en sufrimiento. Colombia se olvidó de su mejor amiga, la pelota, y Costa de Marfil aprovechó esto para generar las opciones de gol que no pudo crear durante todo el partido.

Poco a poco, quien menos actuó hasta los minutos finales salvaguardó su arco, David Ospina evitó a todo costa que se escapara el resultado que tiene a Colombia el borde de los octavos de final del mundial.

De esta manera, Colombia sigue haciendo historia en Brasil. Nunca antes el seleccionado patrio pudo ganar dos partidos en un mundial y la generación que está llamada a superar lo hecho por sus antecesores lo logró. Un 19 de junio más que será difícil de olvidar.