Se escapó el triunfo para Colombia en la maratón femenina de Río

14 de agosto del 2016

Las caras de las participantes no mostraron alegría por sus resultados.

Se escapó el triunfo para Colombia en la maratón femenina de Río

Hoy se corría la maratón femenina en Río 2016, y como era de esperarse, la ganadora fue Jemima Jelagat Sumgong, de Kenia, quien le tomó tan solo dos horas y 40 minutos en terminar el recorrido.

Otras Noticias Deportivas: Colombia no pudo contra la “actuación” de Neymar y su equipo de clavadistas.

Colombia logró un puesto decente y respetable dentro de esta dura prueba con la participación de Erika Abril y Angie Orjuela, quienes lograron la posición 43 y 73 en esta dura prueba de 150 participantes.

Más Noticias de los Olímpicos: De un solo salto Catherine Ibargüen llega al primer puesto.

Al llegar a la meta, todas las corredoras tenían una sonrisa en sus rostros, pero no fue el caso de las colombianas quienes mostraron caras largas al terminar esta épica competencia.

Muchas llegaban rendidas a la meta, algunas desmayadas y otras con calambres en sus extremidades, pero no fue impedimento para que pudieran celebrar el importante hecho de terminar una maratón bajo el sol ardiente de Río.

Por otro lado, la historia que conmovió a los televidentes fue el de las trillizas provenientes de Lituania, quienes en medio de la carrera se vieron forzadas a dejar atrás a una de sus hermanas.

Dos de ellas llegaron de la mano a la meta, y unos 10 minutos después llegó su hermana totalmente exhausta quien no podía con la humedad del ambiente.

Sin importar las condiciones, las tres celebraron bailando emotivamente el hecho de haber terminado una prueba tan exigente como esta.

Muchos de los primeros lugares fueron ocupados por personas que provienen del sur oeste africano, donde allí se practica con más frecuencia el deporte del atletismo.

Varios de los participantes que quedaron entre los 50 primeros puestos también estuvieron en Colombia, durante la media maratón de Bogotá.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO