De la gloria a la quiebra

De la gloria a la quiebra

17 de diciembre del 2013

El deporte genera dinero a los ganadores. Muchos de ellos han sabido manejar sus finanzas. Sin embargo, otros alcanzaron la cima pero después conocieron la miseria.

Evander Holyfield

Evander Holyfield, Kienyke

Cuatro veces campeón del mundo en el peso pesado. Durante su carrera logró unos 250 millones de dólares. Era una de las imágenes más reconocidas de Coca Cola. Su dinero se esfumó, entre otras razones, porque tuvo 11 hijos. En una oportunidad declaró: “Yo no estoy quebrado, solo no tengo dinero en efectivo”. Tuvo una demanda de 9 mil dólares por inasistencia alimentaria, los bancos le arrebataron su casa de 10 millones. Este boxeador aún lucha por no caer en la bancarrota.

Bjorn Borg

Bjorn Borg, Kienyke

Ganador de once títulos de Grand Slam y un total de 101 títulos en el circuito de la Asociación de Tenistas Profesionales. Durante su carrera alcanzó los 8 millones de dólares en ganancias. Tras su retiro el sueco se sobrepasó con las drogas e incluso su especuló que intentó suicidarse, sin embargo él mismo lo negó. Su esposa lo dejó por sus excesos, luego la policía lo arrestó por posesión de cocaína. Intentó crear una línea de ropa pero le dejó más pérdidas que ganancias.

Scottie Pippen

Scottie Pippen, kienyke

Seis veces campeón de la NBA con aquel grandioso equipo de los Bulls de Chicago con Michael Jordan a la cabeza. Se estima que obtuvo ganancias cercanas a los 120 millones de dólares durante su carrera. Demandó a su representante  por 27 millones después de que lo indujera a hacer malas inversiones, no obstante la demanda no prosperó. En 2007 el Tesoro de Estados Unidos aseguró que el basquetbolista le debía más de 5 millones de impuestos. Se especula que el jugador en este momento no puede mantener sus finanzas y que necesitaría volver a jugar para pagar todo lo que debe.

Marion Jones

Marion Jones, Kienyke

Medallista de oro de los Juegos Olímpicos en tres oportunidades. Ganaba unos 7 millones de dólares por año. Esta atleta probó las mieles de la victoria, pero no todo lo que brilla es oro. En una prueba antidopaje se le descubrió que había utilizado esteroides y otras drogas ilegales. Por esta razón sus medallas le fueron arrebatadas y sus finanzas decayeron, tanto que estuvo en bancarrota. Fue condenado a servir a la comunidad por un largo tiempo.

Latrell Sprewell

Latrell Sprewell, Kienyke

Gran jugador de la Liga de Baloncesto de los Estados Unidos. Fue elegido en cuatro oportunidades para hacer parte de los juegos de las estrellas de la NBA. Se estima que durante su carrera devengo más de 50 millones de dólares. En una oportunidad declinó un contrato por 21 millones para jugar con los Timberwolves, porque para él la suma era muy baja. En 2008 tuvo problemas con la justicia por evasión de impuestos, le quitaron su yate, el cual no había terminado de pagar,  perdió su casa y le fue rechazado un préstamo del banco para su nuevo hogar.

George Best

George Best, Kienyke

Ganador de la Copa de Europa en 1968 con el Manchester United y balón de oro del mismo año. Es uno de los jugadores de fútbol más polémicos de la historia. Fue alcohólico, durante 3 meses estuvo en prisión por haber conducido embriagado y atacar a un oficial de policía. Tiempo después realizó la misma acción y de nuevo fue a parar a la cárcel. Se le tuvo que realizar un trasplante de hígado pero esto no evitó que siguiera ingiriendo licor. Se estima que durante su carrera ganó 100 millones de dólares, en una entrevista con la BBC admitió haber gastado la mayor parte de su fortuna en mujeres y trago.

Mike Tyson

Mike Tyson, Kienyke

Campeón mundial de boxeo, de 56 peleas ganó 50, 44 por nocaut. Durante su carrera se estima que logró cerca de 400 millones de dólares.  Sin embargo sus escándalos lo llevaron a la ruina. Estuvo en la cárcel durante 3 años por violación, su exesposa lo acusó de violencia intrafamiliar, el uso de drogas y el incidente de la oreja con Evander Holyfield son solo algunos de los hechos que lo llevaron a pasar sus peores días. En algún momento Tyson aceptó que en su cuenta no tenías más de 700 dólares.