Detienen a Hanyer Mosquera por presunta agresión familiar

Detienen a Hanyer Mosquera por presunta agresión familiar

17 de octubre del 2016

Hanyer Mosquera, jugador que está al servicio de Águilas de Rionegro en Antioquia, fue detenido por la Policía de esta localidad antioqueña por haber presuntamente golpeado a su mujer, Hindira Herazo, según informó El Colombiano, que logró hablar con la agredida, el hecho sucedió en la mañana del domingo 16 de octubre.

Lea también: Jossimar Calvo habla de su operación y críticas en redes sociales

Declaraciones de Herazo indican que Mosquera no jugó el partido de su equipo ante Independiente Santa Fe el pasado sábado, porque la directiva decidió aparentemente sancionarlo, porque lo sorprendieron ingiriendo alcohol luego del encuentro con Patriotas. Debido a esto, el jugador salió ese día y solo regresó hasta el domingo, día en el que ocurrieron los hechos denunciados.

Además le puede interesar:Luis Yanes y otros futbolistas señalados de golpear a sus parejas

“Él llegó a la casa a las nueve de la mañana (del domingo), iba a estar en el apartamento de un compañero, quien también vive en el edificio. Yo mientras tanto estuve organizando las cosas acá porque iba a llegar una visita. Y cuando al medio día subí a buscarlo, porque necesitaba comprar unas cosas para la comida, me pegó”, explicó Herazo al medio antes mencionado.

A continuación el relato contado por la mujer a la periodista:

– Ven, ¿Me haces favor?, dame que voy a comprar para la gaseosa que viene la visita- dijo Herazo, quien le había pedido a Mosquera que saliera del apartamento para hablar los dos

– ¿Usted qué aquí?, lárguese- respondió Mosquera

En el relato, Herazo aseguró que, luego de esa conversación, Mosquera supuestamente “enloqueció”.

“Empezó a jalarme del cabello, a arrastrarme por todo el piso, y yo empecé a gritar, a pedir auxilio, pero la gente no sabía en qué piso era, ni qué pasaba. Las dos personas, una chica y un chico, que estaban allí en el apartamento con él no salieron a auxiliarme”.

Pese a que no están casado y viven en unión libre desde hace más de un año, Herazo es la madre de una niña que nació hace un mes. “Yo seguí gritando, seguí gritando. Él siguió pegándome, dándome puños en la cara, en la cabeza, me pegó mucho en la cabeza. Me jalaba del pelo, me daba patadas. Como pude yo alcancé a llegar al ascensor y lo pedí”.

Ahora, en contra Mendoza existe una acusación por el delito de violencia intrafamiliar, el cual deberá responder ante un juez. Entre tanto, el equipo Águilas Doradas no se ha pronunciado sobre este incidente que ajeno a lo deportivo.