El despecho convirtió en campeones a Wozniacki y McIlroy

El despecho convirtió en campeones a Wozniacki y McIlroy

6 de septiembre del 2014

“Hasta que la muerte los separe”, fue la frase que asustó al golfista norirlandés Rory McIlroy y por la que decidió cancelar su boda con la tenista danesa Caroline Wozniacki a principios del mes de mayo. El lugar estaba elegido, los invitados también e incluso las invitaciones oficiales fueron entregadas, pero Rory dijo no.

El golfista tomó el consejo de un colega, el mítico Gary Player. Él, ajeno a la relación de McIlroy con la danesa, creyó que ese era el motivo por el que la carrera del norirlandés se estancó del 2012 en adelante. “Tiene que ser inteligente y encontrar a la mujer adecuada. Si encuentra a la mujer adecuada, si entrena y si se aplica puede ser el mejor”, sentenció Player sobre el amor mediático de ambos deportistas.

Rory McIlroy y Caroline Wozkiacki

Así de felices se veía la pareja en abril; en mayo se separaron definitivamente.

McIlroy decidió dar un paso al costado y el tiempo le dio la razón a su ídolo. Su juego empezó a mejorar y en poco tiempo llegó a la cima del golf mundial. El primer gran golpe lo dio en el Abierto Británico consiguiendo un Major luego de dos años. No tuvo rivales, ganó con 15 golpes bajo el par del campo de Liverpool y empezó a reinar en el golf mundial.

Semanas después, el turno fue para ganar el PGA Championship. Aunque tuvo que batallar más, la concentración de McIlroy estaba depositada en el campo de juego y terminó ganando un nuevo Major, esta vez de forma apretada.

Rory McIlroy

Luego de la ruptura, Rory se transformó en el mejor golfista del mundo

Pero mientras él ganaba, Wozniacki vivió un despecho que amenazó con concluir su carrera. Los resultados en polvo de ladrillo cada vez eran peores y tuvo un mal Roland Garros. Mientras fue la pareja de Rory, a la danesa se le acusó de ser inestable mentalmente, perdiendo los juegos decisivos cada vez que tenía un problema con su novio. De esa manera, dejó de ser la mejor tenista del mundo para ser solo una jugadora peligrosa.

¿Cómo salir de la depresión y volver a ser la jugadora que alguna vez fue? Era el dilema de Caroline hasta culminar Wimbledon. En el césped británico no pasó de la cuarta ronda, entonces tomó una decisión radical.

Se levantó de la cama, se secó las lágrimas y empezó a ser obsesiva con el gimnasio. “Ahora paso mucho tiempo en el gimnasio. Corro mucho. Eso me hace estar de mejor humor”, declaró Wozniacki al iniciar la gira norteamericana sobre cemento. Los resultados se vieron de inmediato y ‘Sunshine’ se transformó en la mejor jugadora sobre canchas duras en la temporada.

Caroline Wozniacki

Wozniacki superó la depresión y se transformó en la mejor jugadora de cemento de la temporada

Así llegó al US Open. Con la moral arriba y despejada del romance con Rory McIlroy, la danesa regresó a una final de Grand Slam luego de cinco años, repitiendo la instancia de 2009 en la que perdió ante Kim Clijsters. El despecho hizo que estos dos grandes deportistas se enfocaran en sus carreras y del dolor, construyeron el final feliz de esta novela, pero por separado.