El elegido que dejó las comunas para jugar rugby

26 de octubre del 2013

José Manuel Diosa es un referente de la Selección Colombia de rugby y prefirió dejar la violencia de la comuna 13 de Medellín, por la pelota ovalada.

El elegido que dejó las comunas para jugar rugby

La comuna 13 es uno de los sectores más violentos de Medellín. En ese lugar, donde las oportunidades escasean, un joven, José Manuel Diosa, encontró en un deporte de tierras lejanas una oportunidad de inclusión social.

El conflictivo y pendenciero José Manuel era el más peleonero del colegio cuando estaba en noveno grado, por eso la institución pensó en expulsarlo. A pesar de ello era “muy buen estudiante y buen amigo”, según indica su mamá. Pero, ¿cómo enfocar estos valores junto a su explosivo carácter? Haciendo alusión a su apellido, la diosa fortuna se le apareció en forma de una pelota ovalada.

José Manuel Diosa alterna su labor social con el rugby jugando para Antioquia y la selección Colombia.

El rugby, un deporte que está lejos de ser de los más encumbrados de Colombia, tocó la puerta del joven paisa y enseguida le mostró el camino a seguir. El Instituto de Recreación y Deporte de Medellín (INDER) con su programa de integración social alcanzó a José Manuel Diosa y desde allí la vida no fue la misma.

Conoció a los ‘Tucanes’, como se le llama a la selección Colombia. Rápidamente se hizo un referente y empezó a luchar pos sus sueños, llevar a Colombia a un mundial. La vara siempre fue muy alta e inalcanzable pero él no dejó de insistir. Como queriendo conseguir una anotación, Diosa empujó porque encontró en el rugby más que la mera competencia, un espacio para compartir.

No se echa mentiras, Colombia está a años luz de las potencias sudamericanas Argentina, Chile y Uruguay. Pero eso no es lo que lo motiva a seguir jugando, sino la pasión de alejarse de las balas, los conflictos sociales y demás flagelos que conviven en la comuna 13.

José Manuel Diosa Cancillería, Kienyke

Así como él encontró la salida en el rugby, busca la forma para que otros niños de la localidad se integren, dejando de lado las armas, la violencia y la pobreza. Por eso entró a trabajar con quienes una vez le tendieron una mano: el INDER hizo de Juan Manuel Diosa la imagen visible de lo que pretenden del rugby en Colombia, pero ante todo un ejemplo que con deportes como este se puede dejar atrás una vida difícil por una llena de esfuerzo y dedicación.

Mientras sueña en llegar a los juegos olímpicos (el rugby será deporte olímpico desde Rio de Janeiro 2016), José Manuel Diosa sigue izando la bandera colombiana en lo más alto del deporte en el país. Tal vez lo resultados no lo acompañen, pero sabe que de la mano de Dios puede rescatar más jóvenes de aquel crudo presente, él sabe que es un elegido.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO