El nadador olímpico que sueña con forjar campeones.

El nadador olímpico que sueña con forjar campeones.

15 de marzo del 2016

A sus 26 años, todavía refleja los sueños de la infancia, la pasión y la felicidad que le produce permanecer en el agua, esa misma que lo inspira y lo ha llevado a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y lo hará aterrizar en Río de Janeiro 2016. Ese es Omar Pinzón, el bogotano que cambió su niñez para triunfar en la natación.

“No me costó la transición en la adolescencia porque hacía lo que amaba”, dice el nadador en entrevista con Kienyke.com. Igualmente, asegura que trabajar y madrugar son las claves del éxito. La madurez que ganó a sus catorce años, cuando representó por primera vez a Colombia, fue suficiente para saber que su amor por el deporte era más grande que cualquier obstáculo.

“La única vez que pensé en dejar el deporte fue cuando tenía siete años, en una competencia de Cafam, donde se me cayó toda la ropa en la piscina y le dije a mí papá que no quería ser nadador”, recordó el atleta entre risas.

Los retos nunca deben parar para un atleta. “Cada cuatro años he mejorado, de Atenas a Pekín mejoré la mentalidad y las técnicas de entrenamiento, de ahí a Londres obtuve mis bases para alcanzar semifinales, ahora en Río quiero una final”, afirma Pinzón, que confía en sus condiciones y en el aprendizaje de todo este tiempo para alcanzar una medalla.

El camino para triunfar en deportes como la natación requiere de ayuda, pero a él esta no le llegó y lo llevó a buscar una beca en Estados Unidos. “A mí me tocó formarme en la Universidad de Florida, gracias a esto he recibido mucho y por eso quiero aportar para cambiar la suerte de los talentos colombianos”, agregó.

La idea es fomentar la natación a nivel nacional por medio de una clínica que fortalezca a las jóvenes promesas y los lleve a ser triunfadores. Este proyecto será liderado junto a Credibanco, el desarrollador financiero que decidió atender el llamado de Omar Pinzón para un patrocinio de cara al evento deportivo. El objetivo es convertir al nadador en un embajador para los niños del país que quieran seguir su ejemplo.

“La colaboración de las empresas privadas es importante para los deportistas, es algo que todos esperamos”, dice el nadador que, al igual que muchos otros atletas olímpicos, se ve obligado a buscar dinero por su cuenta, producto de las diferencias con Coldeportes y el Comité Olímpico.

¿Qué hay para Omar Pinzón después de Río de Janeiro 2016?
“Luego de Río tengo la Copa Mundo, donde me encanta competir por el nivel que tienen los nadadores. Posteriormente, vendrá la evaluación y análisis de resultados para determinar si continúo de lleno en la natación”.

Tener claras las metas facilita la proyección de los deportistas, prepararse y cuidarse es fundamental para no perder el foco. “Nunca dejen que las barreras impidan que realicen sus sueños”, ese es el mensaje de Omar para todos los niños que tienen la esperanza de brillar en alguna disciplina deportiva.