El tenis y sus ocultas excentricidades

El tenis y sus ocultas excentricidades

30 de agosto del 2014

Autos de lujo y una marca propia de golosinas son algunas de las razones por  las que se obsesionan los mejores tenistas del mundo.

Cuando se trata de creatividad, curiosidades y actitud para ser el primero en tener “lo último en guarachas”, los tenistas son los primeros atletas que levantan la mano para decir ¡presente!

En kienyke.com hicimos un top 5 de esos profesionales del deporte blanco a los que les gusta la buena vida.

Roger Federer

El suizo, quien tiene un patrimonio neto de $ 180 millones y un total de ganancias en su carrera ATP por  $ 77,7 millones, es el jugador más rico de este escalafón.

Roger Federer

Gracias a sus ingresos, Federer  ha cumplido su sueño: coleccionar carros Mercedes Benz, especialmente de la gama SLS AMG (571 CV – 216.550 euros), un deportivo con toda la prestancia y el glamour del legendario ‘alas de gaviota’.

Eso sí, cuando se traslada con su mujer y sus dos gemelas, tiene que hacerlo en un auto más grande. El Mercedes, cuyo precio es $748.000.000, está reservado para complacer los caprichos del tenista.

Serena Williams

Ahora vamos al lado femenino y repasamos primero las ganancias de la menor de las Williams.

Serena Williams

La jugadora estadounidense tiene ganancias netas de 100 millones de dólares, lo que la convierte en una de las jugadoras más ricas del mundo. Nike, Wilson, Gatorade y OPI tienen acuerdos de patrocinio con Williams.

La tenista de 26 años de edad es impulsiva con la idea de tener un buen apartamento decorado con escrúpulo. Un ejemplo claro es su dulce hogar ubicado en Los Ángeles, que por estos días está vendiendo por un millón y medio de euros.

Como gran deportista, a Serena le encantan las locaciones amplias, decoradas con colores crema y pastel,acompañadas por  un ascensor privado para llegar a su apartamento, piscina y spa. Así mismo, no puede faltar un gimnasio y un cuarto de juegos.

Rafael Nadal

En la tercera casilla figura Rafa, el elegante jugador español profesional que tiene un patrimonio neto de $ 80 millones y tiene contratos con las marcas Nike, Babolat, Kia Motors y Bacardí.

Rafael Nadal

El afán del ibérico al hacer negocios es comprar hoteles. No hace mucho ‘El Rey de la Tierra’ invirtió 10 millones de euros para comprar dos hoteles en la isla de Cozumel, en México.

“Fue bonito invertir en el lugar donde realmente uno se siente bien, se planteó una buena posibilidad de invertir aquí en Cozumel. Me apasiona la naturaleza, me apasiona el mar, este es un paraíso natural. Además de la inversión económica, es una inversión emocional y bonita para mi futuro”, declaró el múltiple campeón de Grand Slam.

Maria Sharapova

La belleza del tenis se ve representada en esta rusa que tiene un patrimonio neto de $ 90 millones de dólares. Además, sus victorias le han provocado bonos lucrativos por parte de sus patrocinadores Nike y Head.

Maria Sharapova

¿Para qué sirve tanto dinero? A Sharapova le gustan los negocios, y más si se mezclan con dulce. La tenista creó su propia marca de golosinas, ‘Sugarpova’, un original idea para seguir facturando dinero.

“Al no poder encontrarlos en el mercado, decidí crear el tipo de caramelos, por el que chicas como yo mueren”, dijo Sharapova en el lanzamiento de su producto.

Juan Sebastian Cabal y Robert Farah

Finalmente, la pareja de moda en el tenis colombiano coincide hasta en sus gustos por la forma de gastar su dinero.

Juan Sebastian Cabal y Robert Farah

Con el interrogante completo de cuánto ganan estos caleños, en Kabinak.fm hablamos con los deportistas de alto rendimiento, quienes nos confesaron que sus antojos preferidos son los viajes, la ropa, videojuegos y los libros, pero ante todo el ahorro, para no tener problemas económicos en un futuro, ya que la carrera de un deportista es corta.

[soundcloud id=’165178962′]

De manera semejante, el apoyar a fundaciones sin ánimo de lucro también hace parte de los gastos de chequera de estos dos tenistas, quienes gracias su generosidad se han llevado todos los aplausos dentro y fuera de la cancha.