¡Historia viva! James Rodríguez pone a Colombia en cuartos

¡Historia viva! James Rodríguez pone a Colombia en cuartos

28 de Junio del 2014

¡Júbilo! La Selección Colombia se ha encargado de llenar con ese sentimiento a los más de 47 millones de corazones del país. Ante Uruguay y en uno de los templos del fútbol, el combinado nacional escribió con letras doradas y tinta indeleble el capítulo más glorioso de su historia.

Los fantasmas de aquel ‘Maracanazo’ que protagonizaron los uruguayos en 1950, se espantaron con una actuación épica de un seleccionado patrio que adquiere niveles heroicos con cada victoria en Brasil.

Tal cual se preveía, Colombia asumió el rol protagónico del encuentro desde el primer minuto. Con la posesión de la pelota, la tricolor buscó todos los caminos para penetrar una defensa charrúa que prefirió destruir en vez de proponer fútbol. Sin apuros y con sabiduría. Esa fue la clave para que Colombia no perdiera los estribos en un juego de contacto físico impuesto por los celestes.

Para la magia del Maracaná un mago como James Rodríguez. Las opciones de gol fueron escasas, la media distancia fue la única fórmula que encontró Colombia para generar peligro en el arco rival y por esa vía fue que el ’10’ se consolidó como ídolo nacional. Abel Aguilar asistió con la cabeza a James que acarició la pelota con su pecho y sin vacilar remató al arco, el balón se estrelló con el horizontal e infló la red al mismo tiempo que de euforia los corazones del país.

Un gol de ese calibre bastó para que Colombia reafirmara su rol dominante en el partido. Uruguay no pudo revertir el panorama favorable para el combinado nacional que con su mejor amiga, la pelota, fue amo y señor.

Para la segunda mitad se duplicó la dosis colombiana. Con la contundencia que ha caracterizado a los dirigidos por José Pékerman a lo largo del mundial, no tardó en llegar la segunda anotación de una noche mágica. Nuevamente James Rodríguez. Tras una combinación de toque excelsa, un centro de Pablo Armero fue cabeceado por Juan Guillermo Cuadrado y rematado con justeza por la figura colombiana en Brasil.

Con la segunda anotación de James la tranquilidad bajó de los cielos cariocas. La necesidad pasó a ser de Uruguay que no evitó caer en la desesperación propia de verse superado hasta ese momento por Colombia. La ‘garra charrúa’ apareció pero fue insuficiente para evitar la victoria colombiana. Para todo intento rival un David Ospina inmenso que le puso candado a su portería.

Uruguay lo intentó por la vía que más le gusta, la aérea pero la organización defensiva de Colombia no dio ventajas. La impotencia se convirtió en la peor enemiga de los celestes que ni siquiera con remates de fuera del área pudieron vencer a un Ospina que se erigió como protector invencible de una victoria inolvidable.

Por primera vez en la historia Colombia está en los cuartos de final de un mundial y ante Brasil habrá una posibilidad inmejorable de seguir probando las mieles de la gloria. Esta vez la cita con la historia será en Fortaleza ante un local que tiembla con el presente futbolístico de una Selección Colombia que no para de darle alegrías a un país que las necesita.

Por: Sergio Jácome

En Twitter: @Sergio_Jacome