Conflicto Israel – Palestina se atiza en el fútbol

19 de mayo del 2015

La FIFA se vio obligada a interceder en la polémica.

Conflicto Israel – Palestina se atiza en el fútbol

El director ejecutivo de la Asociación de Fútbol de Israel, Rotem Kemer, se defendió de las acusaciones de sus homólogos palestinos, criticó su petición a la FIFA de que sean suspendidos y les pidió que “jueguen limpio”.

“El conflicto político no tiene nada que ver con el fútbol. Esto es claramente una mezcla de política con fútbol, algo que no debe ser promovido ni encontrar un lugar en el congreso de la FIFA“, señaló en una conversación telefónica con periodistas.

Insistió en que “el fútbol en la región debe servir para tender puentes entre los pueblos, para mostrar a los gobiernos y a todos que el fútbol puede unir a la gente y no para ser utilizado como un arma contra el otro”.

Además, afirmó que, en los últimos dos años (desde que los palestinos pidieron la suspensión), su asociación “ha estado siempre ahí para ayudar y apoyar las peticiones de la asociación de fútbol palestina” y “desafortunadamente, ahora se siente rehén de las disputas contra su gobierno”.

Su organización ha llevado a cabo encuentros con asociaciones de todo el mundo para explicarles “la situación en que se encuentran”, ante la probabilidad de que la suspensión que reclaman los palestinos se vote en el próximo congreso de la FIFA, el 29 de este mes.

Kemer descartó las acusaciones palestinas, asegurando sobre el hecho de que Israel no permite la libre movilidad de jugadores en Palestina que “la Asociación de Fútbol de Israel no tiene nada que ver con si se permite o no a los jugadores entrar o salir, eso tiene que ver solo con asuntos de seguridad que maneja el Gobierno. No está en nuestras manos. Ninguna asociación de fútbol del mundo puede decirle a su gobierno como gestionar la seguridad”.

En referencia a las denuncias sobre el racismo contra los palestinos en su liga, apuntó que “los fenómenos racistas se ven en todo el mundo y es algo con lo que tenemos que luchar”, algo que ya están haciendo, y dijo que le gustaría ver también “que luchan contra ello con la misma pasión al otro lado de la frontera”.

Defendió que en el fútbol israelí hay equipos mixtos y ligas en las que hay jugadores y equipos árabes y denunció que los palestinos “están abusando” el estatuto de la FIFA.

“En vez de tratar de usarlo como arma contra el otro, juguemos limpio, tratemos de hacer un proyecto de paz entre las dos asociaciones para mostrar a los gobiernos que el fútbol puede unir a la gente”, pidió.

El presidente de la FIFA, Sepp Blatter, visita hoy Israel, donde se encontrará con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y mañana Palestina, donde se reunirá con el presidente, Mahmud Abás, para tratar sobre esta polémica.

Ante este panorama, el presidente e la FIFA se reunirá con líderes israelíes y palestinos y buscar respuesta a la crisis provocada por la demanda de la Asociación Palestina de Fútbol (APF) de que se suspenda a Israel de la federación internacional por violación de sus estatutos.

Blatter iniciará su visita entrevistándose mañana con mandatarios israelíes y, el miércoles, se trasladará a Ramala para reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abás, su primer ministro, Rami Hamdala, y el presidente de la APF, Yibril Rayub.

El viaje da cumplimiento a la promesa de Blatter días atrás de regresar a Oriente Medio para abordar la cuestión de la petición de la suspensión israelí al más alto nivel, después de un intento de conciliación fallido la pasada semana en Zurich con un encuentro entre Rayub y su homólogo israelí, Ofer Eini.

Los palestinos consideran que Israel viola los estatutos de la FIFA porque “no ha penalizado los ataques racistas contra palestinos en el fútbol israelí, mantiene en su liga a cinco equipos de colonias israelíes en territorio palestino ocupado e impide la independencia de la federación palestinano solo para traer jugadores sino incluso para adquirir la equipación”, informó a  un portavoz de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina).

En los últimos tres años, la FIFA y el propio Blatter ya han estudiado estas acusaciones y han tratado sin éxito de que las partes involucradas resuelvan el problema, según explicó Eini recientemente, porque la asociación que dirige no tiene capacidad para influir en cuestiones políticas o de seguridad.

Blatter, que ya ha manifestado su oposición a que Israel sea suspendido y desea evitar que los conflictos políticos se trasladen a la organización, trata de mediar con todas las partes antes de que los palestinos presenten su demanda en el congreso de la FIFA el próximo día 29 en Zúrich.

El presidente de la FIFA, sin embargo, declaró recientemente que los israelíes tendrán que “hacer concesiones” a los palestinos para que su demanda no siga adelante, informó la pasada semana el diario israelí Jerusalem Post.

*Con información de la Agencia EFE

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO