Jossimar Calvo habla de su operación y críticas en redes sociales

16 de octubre del 2016

Por primera vez, luego de su lesión y Río de Janeiro 2016.

Jossimar Calvo habla de su operación y críticas en redes sociales

Por: @Ramr9429

Bogotá, centro comercial Avenida Chile, 11-30 de la mañana. Jossimar Calvo, el gimnasta de 22 años que representó a Colombia en Río de Janeiro, se encuentra en una peluquería del lugar para cortar su pelo. En camiseta manga sisa negra con blanco, una sudadera oscura y tenis deportivos, el atleta mira su teléfono celular para ver algunos de los mensajes que le llegan, algunos de esos, motivándolo por su buena participación en los Juegos Olímpicos 2016.

Lea también: La crítica destructiva de Mejía y Vélez, según Adrián Magnoli

Sin embargo, hay quienes aún lo juzgan porque no trajo una medalla de la competencia. “A la gente criticar le queda fácil, ellos tienen su punto de vista, pero prefiero quedarme con los comentarios positivos”, confesó Jossimar Calvo a KienyKe.com.

Competir con sus tobillos desgastados fue algo que hizo por amor, ese que muchas veces lleva a la perdición pero que, al menos en su caso, fue el impulsó para no tirar la toalla.

En la Copa del Mundo en Portugal 2015, el cucuteño ganó medalla de oro, todo era alegría porque el trabajo duro le traía reconocimientos, esos que anheló desde que era un niño. En ese momento, sus piernas comenzaban a sentir el trajín de las competencias pero el descanso para él no era una opción.

Además le puede interesar: El Profe Vélez, el personaje que creó Carlos Antonio

“En los entrenamientos tuve un esguince de tobillo, de ahí en adelante competí lesionado”, señaló.

Convivir con el dolor parecía convertirse en un hábito. A principios de 2016, los médicos le dijeron que tenía que operarse porque su tobillo izquierdo tenía ruptura total de ligamento y su tobillo derecho una ruptura parcial.

alt_Jossimar_Calvo_02

¿Por qué no se operó Jossimar Calvo?

“No me operé porque los tiempos no me alcanzaban para llegar a Río de Janeiro, por ese motivo elegí otras medidas”.

En silencio, junto a sus entrenadores, trató las molestias porque no quería excusas, su único sueño era estar en Brasil.

Cuando recuerda su experiencia en los Juegos Olímpicos, su mirada brilla y se fija en el horizonte. Sus manos se entrelazan como si estuvieran en una barra fija de gimnasia y, aunque hablar parece costárle, suspira porque se transporta al coliseo de Río de Janeiro.

Lea también: ¿Por qué Yoreli Rincón prefirió jugar en Colombia y no en Europa?

“Fue gratificante estar ahí, fui muy feliz. Tenía nervios y sentía presión por representar bien el país. El orgullo de vivir esa experiencia es indescriptible”, confesó.

Su objetivo era estar en las finales y lo logró porque ocupó el décimo lugar de los 25 atletas que llegaron a la definición de la gimnasia artística.

“Siempre dije en los medios de comunicación que quería aprender porque eran mis primeros olímpicos, no me consideré favorito para ganar una medalla porque aún debo crecer como deportista”, afirmó el gimnasta, respecto al favoritismo que se generó cuando fue elegido abanderado de Colombia en los olímpicos.

Jossimar entiende que las personas en el país son folclóricas y que esto a veces se puede convertir en un hecho negativo: “La gente tiene que tener conocimiento del nivel competitivo que hay porque muchos atletas con los que compito son de primer nivel”.

Con 22 años tiene un futuro prometedor, en las Copas del Mundo siempre se ha visto con admiración a los chinos, rusos y japoneses. Hoy, gracias al esfuerzo del nacido en Cúcuta, Colombia tiene un gimnasta que descresta a los amantes de esta disciplina.

Operación y recuperación

En la última competencia de Brasil, Jossimar Calvo compitió infiltrado porque era la única forma de no sentir dolor en sus tobillos. Esto influyó en su desempeño pero él prefiere quedarse con las enseñanzas de la competencia.

Una vez llegó a Colombia decidió tomar un descanso antes de sus operación en el mes de septiembre. “Llevo un mes de recuperación, es extraño porque es la primera vez que tengo una cirugía. Estoy en la segunda fase que es retomar la movilidad articular del pie y me falta última que es el fortalecimiento”.

Él sabe que la espera de año y medio para el tratamiento quirúrgico empeoró el estado de sus tobillos, pero no se arrepiente de haber arriesgado. “El que no arriesga, no gana”, reza el adagio popular.

Su rostro refleja tranquilidad por las metas alcanzadas. Ahora solo espera recuperarse para hacer lo que más ama: gimnasia artística.

alt_Jossimar_Calvo_01

Jossimar Calvo y los patrocinios 

Muchos deportistas padecen el olvido del pueblo cuando no ganan medallas, el apoyo económico resulta, algunas veces, una colaboración y no un premio. El caso que simboliza esta tesis es el de Yuberjen Martínez, el boxeador de Antioquia que alzó presea de plata para comprarle una casa a su mamá.

Jossimar fue patrocinado por algunas reconocidas marcas deportivas y organizaciones financieras para ir a Río, aunque no ganó medalla, el deportista aún cuenta con el respaldo de quienes creen en su juventud y talento.

“Pienso que apoyan al que está en la cima. Lo ideal sería que todos recibiéramos lo mismo sea medallista olímpico o campeón mundial. Todos hacemos un esfuerzo similar en distintas disciplinas y ese es el motivo para que haya equidad”.

Las personas se podrían cuestionar por qué el gimnasta tiene este pensamiento si todavía tiene patrocinadores importantes que impulsan su carrera.

La respuesta: Nora Moreno, su ángel

Su infancia, como la de muchos colombianos, no fue fácil. En Cúcuta vivió junto a su madre, Nora Moreno, la mujer que remendó su ropa y su camino para que hoy en día sea el ejemplo de muchos niños.

Nora trabajó siempre en la costura y gracias a este oficio, Jossimar siempre tuvo ropa para vestirse. Su padre, Orlando Calvo, es un tema que el deportista siempre ha preferido no tocar.

“Hoy trato de recompensar el esfuerzo que hizo mi mamá, ella me ha acompañado siempre. Se siente orgullosa del deportista que crió”, dijo con tono nostálgico.

El deportista hoy sonríe porque ve como los sueños se pueden alcanzar con el esfuerzo diario. Muchos niños lo toman como ejemplo y eso vale la pena, como él mismo lo dice.

Jossimar Calvo seguirá su preparación para las competencias mundiales, panamericanas y olímpicas. Los juegos de Tokio 2020 son una parada lejana y el atleta, con cierta mesura, no se afana para decir que buscará una medalla.

“Por ahora dejó lo de una posible presea en “stand by”. Lo único seguro es que en cuatro años quiero mejorar el resultado obtenido en Río de Janeiro”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO